LA CENICIENTA QUE NO QUERÍA COMER PERDICES (1)

Una Cenicienta liberada.Cuento de Miriam Cameros Sierra y Nunila López Salamero. Visita el BLOG.

NARRADORA Cenicienta vivía en un barrio como todas. Estudiaba como todas. Y quería conocer el amor… como todas. Un día…

EFECTO RADIO

LOCUTOR ¡Fiesta de aniversario en el Club Ejecutivo! ¡La esperamos!

CENICIENTA ¡Yo quiero ir a esa fiesta! (ECO)

NARRADORA La Cenicienta tenía tantas y tantas ganas, que al final lo consiguió…

CONTROL MÚSICA BAILABLE

EFECTO FIESTA, BRINDIS

NARRADORA Cenicienta se puso tan ansiosa, que a la mañana siguiente no se acordaba de nada…

CENICIENTA ¡Ay… qué dolor de cabeza!

NARRADORA Había llegado a las 12… pero a las 12 de día siguiente…

EFECTO GOLPES DE PUERTA

CENICIENTA ¿Quién llama?

NARRADORA Ahí estaban dos señores con un zapato de tacón de palmo y de punta esperando a que se lo probara…

CENICIENTA ¿Cuál zapato?

PAJE El zapatito de cristal. Si es suyo, el príncipe se casará con usted.

CONTROL GOLPE MUSCIAL

NARRADORA Al principio no le cabía el pie… pero apretó y apretó hasta que le “cabió”.

CENICIENTA Ufff…

NARRADORA Y metió la pata… ¡porque se tuvo que casar con el príncipe!

CONTROL MARCHA NUPCIAL

NARRADORA Y desde la noche de bodas…

PRÍNCIPE Cenicienta, cocina unas perdices…

CENICIENTA No puedo comer perdices. Soy vegetariana…No como carne ni pescado.

PRÍNCIPE He dicho… perdices.

NARRADORA Y la cenicienta preparaba perdices… a la plancha, al horno, perdices rellenas, perdices fritas…

PRÍNCIPE Están quemadas… están saladas… están crudas…

NARRADORA …gritaba el príncipe malhumorado porque nunca cocinaba las perdices a su gusto… ¡qué disgusto!

CONTROL CORTINA MUSICAL TENSA

NARRADORA Y lo peor de todo es que Cenicienta tenía que ir siempre subida en los zapatos de cristal de tacón de palmo y de punta.

CENICIENTA ¡Qué vértigo!

NARRADORA Al principio, intentó poner la espalda recta, pero se caía hacia atrás. Así que se fue inclinando y por su espalda se le fueron deslizando todas sus ideas e ilusiones.

CONTROL MÚSICA TRISTE

NARRADORA La Cenicienta cada vez se encontraba peor: enferma… deprimida… perdida.

CONTROL MÚSICA DRAMÁTICA

NARRADORA Un día decidió contarlo…

CENICIENTA ¡Al diablo con el príncipe, los zapatos y las perdices!

CHICA MODERNA ¡No te quejes de los zapatos!… Mi príncipe es moderno y yo voy subida en unas plataformas de medio metro!

AMA DE CASA ¡No te quejes de las perdices! A mi príncipe le gustan las vacas y necesito 8 microondas para calentarle la cena!

MAMÁ ¡No te quejes! ¿Dónde estarás mejor que con un príncipe?

CONTROL GOLPE MUSICAL

NARRADORA La Cenicienta se confundió más con esos comentarios. Así que dejó de contarlo y se quedó sola. Sólo tenía a su príncipe amado…

PRÍNCIPE (REVER) Perdices… perdices…

NARRADORA …la espalda torcida, los pies ampollados y el corazón destrozado.

LOCUTOR Esta historia continuará…

*Segunda parte*(Segunda parte) class=‘bibliografia’>BIBLIOGRAFÍA
Miriam Cameros Sierra y Nunila López Salamero, La princesa que no quería comer perdices
http://nunila-myriam.blogspot.com

LA CENICIENTA QUE NO QUERÍA COMER PERDICES (1)