LA CULPA NO ES DEL CHANCHO

A mi papito se lo comen con los ojos…

LOCUTOR A continuación, nuestro habitual espacio “El consultorio sexual de la doctora Miralles”.

CONTROL CARACTERÍSTICA CONSULTORIO

DOCTORA Amigas y amigos, ¿cómo están ustedes, cómo se encuentran hoy? ¿Bien, súper bien? Hoy, también le vamos a dar la bienvenida a una pareja bien dispareja… Escuchen esta discusión…

CONTROL MÚSICA DE TRANSICIÓN

BELLO ¿Y qué puedo hacer yo, dime? Yo no las busco a ellas… Las mujeres son las que se me vienen encima…

ESPOSA Claro, porque tú eres tan lindo, tan precioso… y ellas se derriten cuando te ven…

BELLO Está bien, metí la pata con Matilde, lo reconozco, pero fue ella la que…

ESPOSA ¿Matilde? Me dijiste que se llamaba Patricia…

BELLO Patricia fue la otra… Esta Matilde es… Bueno, deja eso ahora, mi amor. Si tú sabes que yo sólo te quiero a ti… Esas son aventuras tontas…

ESPOSA ¿Aventuras?

BELLO Ven acá, mi amor, ven con tu papito rico… abrázame… (BESO)

CONTROL MÚSICA ROMÁNTICA

DOCTORA ¿Escucharon? Los teléfonos están abiertos. Yo quiero saber qué piensan ustedes de este “papito rico”…

EFECTO TELÉFONO

DOCTORA ¿Aló?

VECINA ¿Papito rico? Ese tipo, doctora, es un descarado, un falso, un sinvergüenza, grosero, bandido, pinga loca (PITO)…

DOCTORA Espera, espera, muchacha, que vas a acabar el diccionario… Dime una cosa. Si hablas con tanta rabia es porque conoces bien el asunto…

VECINA Claro, doctora, si el mío me dice lo mismo… que las mujeres se lo comen con los ojos y que él, pobrecito…

DOCTORA ¿Te lo dice o te lo decía?

VECINA Me lo dice, siempre viene con un cuento nuevo.

DOCTORA ¿Y tú le crees los cuentos a tu “papito”?

VECINA Yo no le creo nada, doctora, pero…

DOCTORA Pero, ¿qué?

VECINA ¿Qué voy a hacer yo?… Él es hombre, usted sabe que los hombres son como son…

DOCTORA Los hombres son como son porque las mujeres somos como somos… Ya decía mi abuela: “la culpa no es del chancho sino del quien le da de comer”…

VECINA ¿Cuál chancho?

DOCTORA El chancho, el cerdo de tu marido… y tú lo sigues alimentando.

EFECTO TELÉFONO

DOCTORA ¿Aló?

MECÁNICO Mire, doctora, la cosa no es tan fácil como usted la pinta…

DOCTORA ¿Por qué dice eso?… ¿A usted también se lo comen con los ojos?

MECÁNICO Mire, doctora, seamos sinceros. Yo, por ejemplo, estoy en mi trabajo, concentrado, yo soy mecánico, ¿usted sabe?

DOCTORA Sí, ¿y qué pasa?

MECÁNICO Pasa que… pasa una nena bonita, con su pantaloncito apretado… y comienza a sacarme conversación… a coquetear…

DOCTORA Y usted, ¿qué hace?

MECÁNICO Eso digo yo, doctora, ¿que puede hacer uno? La carne es débil, como dijo Jesucristo…

DOCTORA Deje en paz a Jesucristo y deje también la carne, que está muy cara últimamente.

MECÁNICO Las mujeres tienen la culpa, doctora. Ellas son las que provocan…

DOCTORA ¿No me diga?… O sea, que su carro no tiene freno.

MECÁNICO No la entiendo, doctora.

DOCTORA Quiero decir que si usted va manejando un carro y se le cruza una persona, ¿usted no puede frenar? Claro que puede. Entonces, si a usted se le cruza una mujer, usted puede frenar, frenarla a ella y decirle: sigue tu camino, mijita, que estoy ocupado.

EFECTO TELÉFONO

DOCTORA En algo tiene razón este amigo. Las culpables muchas veces somos nosotras, pero no las chicas coquetas, sino las esposas, las compañeras, que permitimos el machismo de estos mujeriegos… ¿aló?

MUJER 2 ¿Doctora?… Al mío yo lo he perdonado ya muchas veces, pero él sigue puteando por ahí… me disculpa la palabra…

DOCTORA La palabra te la disculpo. Lo que no te disculpo es que lo sigas perdonando y aguantando… Esa es una situación muy humillante para una mujer.

MUJER 2 ¿Y qué hago, doctora?

DOCTORA ¿Cómo que qué haces? Darte a respetar. Eso se resuelve con dos palabras. ¿Sabes cuáles? “Se acabó”. Chao, pescao, que te
vaya bien.

MUJER 2 Pero, doctora…

DOCTORA Pero nada, porque lo que se me acabó a mí fue el tiempo del programa. Así que, ¡hasta la próxima, amigas y amigos!

BIBLIOGRAFÍA
Aloyma Ravelo, 40 preguntas sobre sexo, Federación de Mujeres Cubanas, Editorial La Mujer, La Habana 2009.

LA CULPA NO ES DEL CHANCHO

Unos pensamientos

  1. Creo que la culpa es de ambos, habría que preguntarse por qué los hombres buscan a otras mujeres o viceversa, ambos están fallando, falta de atención, no conversan, dejan a un lado el lado afectivo, etc, lo que hay que hacer es buscar la solución y si al final ambos deciden que no la hay dejar todo y cada quien siga su camino.
    Federico Paiz, MÉXICO.

  2. Un hombre, cuando es infiel, es que realmente no sabe amar a su compañera. Todos los hombres somos proclives a la infidelidad, mucho más que las mujeres. Pero para eso hemos aprendido a razonar, que si uno no se controla en esto, no se controla en nada. Más vale mantener la miel en la colmena que andar saltando de flor en flor.
    Alejandro Sánchez, PILAR, PARAGUAY.

  3. Hola amigos Radialistas. Muy bueno el mensaje, aunque es verdad que las mujeres son la parte débil de una relación también tienen gran parte de culpa aquellas mujeres que les son infieles a sus maridos y a todas aquellas mujeres trepadoras que son capaces de todo con tal de conseguir sus propósitos. Es muy debatible este asunto pero convengamos que la culpa es compartida tanto para hombres como para mujeres.
    Muchas gracias los saludo atentamente.
    Esteban.

  4. Yo viví algo parecido y tuve que decirle adios a mi esposo. Ahora soy soltera y vivo con mis hijas muy feliz. Ellas habían aprendido ese estilo de vida y perdonaban infidelidades de sus novios. Al terminar yo con ese tipo de vida ellas aprendieron que no era sano, ahora no perdonan mentiras o infidelidades…. sus relaciones son mucho más sanas y felices.
    Rocio Rodriguez, MEXICO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.