LAS NALGAS DE DIOS

Una sugestiva leyenda africana sobre el desarrollo de la Humanidad.

NARRADOR Cuenta una leyenda africana que hace muchos, muchísimos años, los seres humanos vivían agachados, casi a cuatro patas como los animales, porque Dios llegaba muy cerca de la tierra y llenaba el Universo entero.

DIOS Yo soy Dios y estoy en todas partes. Y alimento a todas mis criaturas.

NARRADOR Los hombres y las mujeres vivían agachados, porque Dios ocupaba todo el espacio. Pero eran felices porque no conocían otra cosa y se alimentaban de Dios.

MUJER Tengo hambre.

HOMBRE Yo también.

NARRADOR Cuando sentían hambre, levantaban el brazo, daban un pellizco a la nalga de Dios, le quitaban un trozo, y se lo comían. Así vivían los hombres y las mujeres, los primeros.

CONTROL TAMBORES AFRICANOS

NARRADOR Un día, una mujer salió de su casa con la mirada fija en el suelo, porque iba agachada, y se encontró unas semillas…

MUJER ¿Qué será esto?… ¡A lo mejor se pueden comer!

NARRADOR La mujer recogió las semillas, las metió en un mortero y se puso a triturarlas…

EFECTO MORTERO

NARRADOR … con tan mala suerte que le dio un golpe con el mazo a una nalga de Dios.

DIOS ¡Caramba!

MUJER ¡Perdona, Señor, ha sido sin querer!

NARRADOR La mujer estaba confusa por el golpe que le había dado a Dios, pero éste le contestó:

DIOS No te preocupes, mujer, no ha sido nada.

NARRADOR La mujer, más tranquila, se atrevió a pedir a Dios:

MUJER ¡Señor, si te alejases un poco, no volvería a molestarte!

NARRADOR Y Dios, bondadoso y conciliador, se elevó un poco sobre la tierra, escuchando el pedido de la mujer.

MUJER TARAREA

EFECTO MORTERO

NARRADOR La mujer siguió con su labor, cada vez más absorta en ella. Cuando más entusiasmada estaba, ¡zas!, le volvió a dar otro golpe a Dios en la nalga.

DIOS ¡Otra vez!

MUJER ¡Ay, perdona, Señor, estaba distraída y se me ha escapado el mazo! No quería hacerte daño.

DIOS Mujer, no es nada, no te preocupes.

MUJER Señor, si te elevases un poco más, entonces sí que no volvería a molestarte.

DIOS Bueno, eso haré.

NARRADOR Dios se elevó otro poco y la mujer terminó de triturar sus semillas, que se habían convertido en harina.

MUJER ¡Qué sabrosa!

NARRADOR La probó y la encontró tan deliciosa que se fue en busca de otras semillas con las que pudo llenar su mortero. Enseguida se dispuso a triturarlas y su entusiasmo crecía por momentos.

EFECTO TARAREOS Y MAZO

NARRADOR Cantando y cantando, alzó el mazo al aire para marcar el ritmo y volvió a dar un golpe a Dios en su nalga.

DIOS ¡Ay!

NARRADOR La mujer se llevó tal susto que no sabía cómo reaccionar y balbuceando le dijo a Dios:

MUJER Perdona, Señor, no sé qué me pasa. Ha sido sin querer. Perdóname, no quería hacerte daño.

NARRADOR Dios no se enfadó. Su única preocupación era ver a la mujer aterrada. Pero cuando ésta recobró el ánimo se atrevió a decirle a Dios:

MUJER Señor, es que… si te elevases un poco más ya no volvería a molestarte.

DIOS Haré como tú digas.

NARRADOR Y Dios se elevó mucho, muchísmo, y se fue allí donde está ahora para no estorbar a la mujer que trituraba sus semillas.

CONTROLSICA EMOTIVA

NARRADOR Desde entonces, el mundo pudo desarrollarse: se formaron las montañas, crecieron los árboles, y los seres humanos se pusieron de pie, bien erguidos. Y Dios, que era el alimento de los hombres y las mujeres, ya no estaba sobre ellos para darles de comer. Y las mujeres y los hombres aprendieron a sembrar semillas y a vivir de su trabajo.

BIBLIOGRAFÍA
Leyenda africana.

LAS NALGAS DE DIOS

7 comentarios sobre «LAS NALGAS DE DIOS»

  1. Realmente excelente, permite conocer de primera mano el pensamiento holístico, nuestros ancestros africanos, tomando en cuenta que éste pensamiento a viajado de generación en generación. Realmente hermoso, la carga amorosa es tal, que seguro alguien entiende la inocencia de la dama y la humildad de Dios en entender a su creación. Explica de forma sencilla, lacónica o breve la forma de ver o buscar a Dios. Gracias por permitirme escuchar esta hermosa leyenda.
    Eduardo Rengifo, CARACAS, VENEZUELA.

  2. Esta leyenda realmente me gusto mucho. Pone en evidencia de una manera tan sencilla y hasta inocente, uno de los miedos más grande de muchas personas que cultivan la religión cristiana…alejarse de un Dios y encargarse de sus vidas con lo bueno y lo malo que ellas tienen. Además reinvidica en algo a la figura de una Eva que inicia el pecado a una mujer que se atreve a cuestionar y mirar el mundo en el que vive. Gracias por difundirla.
    Geovana, BOLIVIA.

  3. La verdad… no me gustó esa historia… la sentí como un poco vacía… sin embargo es bueno que produzcan esas tradiciones africanas.
    Christian Fernandez, VENEZUELA.

  4. Encuentro muy interesante esta LEYENDA AFRICANA, titulada la Nalga de Dios.

    puesto que es al mujer el símbolo mas importante de la especie humana,

    es la mujer quien ha propiciado los grandes cambios de la humanidad,

    es la mujer en este caso la que nos invita a alcanzar la libertad y la

    autonomía al hacernos reflexionar como la nalga de dios es la que no

    ha permitido el verdadero desarrollo de la humanidad, es ese concepto

    de dios lo que permite, consiente y propicia el sometimiento de la

    voluntad humana, es ese concepto de dios lo que ha propiciado

    permitir y aceptar la granadesa de aquellos dictadores del mundo, es

    ese concepto de dios lo que fortalece la violencia y el terrorismo de

    gobiernos e imperios serviles a los grandes capitales, es ese concepto

    de dios lo que nos hace sumisos, es ese concepto de dios lo que

    autoriza a unos pocos para explotar, asesinar, someter, idiotizar,

    generar miseria y enfermedades en la humanidad.

    Es muy acertada al utilizar el simbolismo de las NALGAS DE DIOS,

    puesto que no puede ser otra cosa lo que ha causado tanto dolor y

    tragedia en la humanidad.

    Ojala tengamos nuevas oportunidades de leer leyendas como esta.

    Diego Leonardo Valdes Rodriguez, .

  5. No me gusta el nombre, lo que siento es que Dios, se alejo para que nos desarrolláramos como seres humanos, pero ahora sentimos que no lo necesitamos y no es así, creo que Dios esta ahí vigilando nuestros actos, la historia es bonita siempre y cuando no dejemos de pensar que por Dios estamos don de estamos, gracias.
    Rebeca, NICARAGUA.

  6. Entiendo que no fueron ustedes quien hicieron la leyenda. Quiero comentar dos cosas: Uno; el titulo me parece grotesco y un tanto falto de respeto. Dos; la producción puede ser muy buena, pero no por invertir en buen equipo quiere decir que sea bueno lo que hacen. Conclusión: no me gusto para nada.
    Mario Enriquez, GUATEMALA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.