¿MENOS DE DOS MINUTOS?

Relación sexual y coito no es lo mismo.

LOCUTOR A continuación, nuestro habitual espacio “El consultorio sexual de la doctora Miralles”.

CONTROL CARACTERÍSTICA CONSULTORIO

DOCTORA Amigas, amigos, ¿cómo va esa vida? ¿Bien de bien? Pues me alegro. Como saben, en estos consultorios hemos estado hablando de la eyaculación precoz, un problema con múltiples causas sicológicas y algunas físicas. Y en este problema, la compañera juega un papel fundamental. Por eso, hoy quiero que me llamen ustedes, mujeres, ustedes que tienen a su lado un eyaculador precoz. ¿Cómo se sienten? ¿Qué hacen?

EFECTO TELÉFONO

DOCTORA Rapidito están llamando… ¿aló?

MUJER 1 Rapidito porque yo estoy desesperada, doctora.

DOCTORA ¿Tú compañero es de los apurados?

MUJER 1 Sí, doctora. Y el muy vivo, al principio, decía que la culpable era yo.

DOCTORA ¿Y por qué eras tú la culpable?

MUJER 1 Porque decía que como yo lo excitaba demasiado, como yo lo ponía a mil por hora… él no podía aguantarse. Entonces, a partir de ahí, yo me porté tranquilita, como una estatua.

DOCTORA ¿Y qué dijo, entonces, el hombre?

MUJER 1 Que yo seguía siendo la culpable.

DOCTORA ¿Y ahora por qué?

MUJER 1 Porque como no lo excitaba, él se impacientaba y ocurría lo que ocurría.

DOCTORA Qué bonito, ¿eh? Eso es lo primero que hay que hacerles comprender a estos precoces… Que no hay que buscar culpables sino soluciones. Que lo primero que tiene que reconocer el hombre es que tiene un problema y que necesita una terapia.

MUJER 1 ¿Mandarlo a un siquiátrico dice usted?

DOCTORA No, a un siquiátrico no. No es tan grave la cosa. A una terapia. Pero tú puedes ayudarlo mucho. La terapia es muy buena, pero la primera terapeuta, la primera enfermera, es la compañera.

EFECTO TELÉFONO

DOCTORA Otra llamada… ¿aló?

MUJER 2 Doctora, yo quiero hacerle una pregunta porque ya estoy preocupada. Yo no sé si mi esposo es normal o está en ese combo de los precoces.

DOCTORA ¿Y cuál es tu pregunta?

MUJER 2 Yo lo que quiero saber es cuánto tiempo debe durar una relación sexual.

DOCTORA Bueno, eso depende…

MUJER 2 Digo, cuánto tiempo debe estar el hombre adentro… porque el mío dura un par de minutos y ya.

DOCTORA A ver, atiende bien, mi amiga. La relación sexual y el coito no son la misma cosa.

MUJER 2 Explíquese mejor, doctora.

DOCTORA “Relación sexual” es todo. La relación sexual empieza desde las caricias y los besos, las palabras, el juego amoroso, el acto sexual propiamente dicho, la ternura después del acto.

MUJER 2 ¿Y el coito qué es, entonces?

DOCTORA La penetración, la cópula. El coito es el tiempo que dura el pene dentro de la vagina. Puede ser que este tiempo sea corto, pero si antes y después ha habido cariño, caricias, eso no tiene importancia.

MUJER 2 Siga explicándose, doctora.

DOCTORA Supongamos que el coito dura un par de minutos. No hay ningún problema, porque ha habido un antes y un después.

MUJER 2 Y… ¿y si no hay antes ni después?

DOCTORA Entonces, las cosas se complican. Si es solamente entrar y salir, estamos ante un eyaculador precoz. Otros están peor, porque ni siquiera logran entrar. Tienen una sensibilidad tan grande que con sólo el roce ya no aguantan y terminan.

EFECTO TELÉFONO

DOCTORA ¿Aló?

HOMBRE Disculpe, doctora, usted pide que llamen mujeres, pero como yo ando con este problema… A mí me dijo un amigo que lo mejor es masturbarse antes y luego duras más con la mujer…

DOCTORA No, pues, eso es una tontería. Imagínese que su pareja lo encuentre en el baño masturbándose… Va a sentirse frustrada… Lo mejor es que usted hable con ella con sencillez, sin angustia, pero con sinceridad. Por cierto, hay excelentes consejos para superar este problema. ¿Quieren conocerlos? Se los cuento en otro consultorio porque ya tengo que despedirme o me botan de cabina. ¡Hasta la próxima, amigas y amigos!

Imagen cortesía de: Laimpotenciamasculina.com

¿MENOS DE DOS MINUTOS?

Un pensamiento.

  1. Esta interesante la situación, espero que en el siguiente programa den las soluciones más acertadas, parece que también estoy en ese camino. La espero Dra Miralles.

    Nicanor Lechón, QUITO, ECUADOR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.