ORO POR ESPEJITOS

Durante 500 años han jugado a regalarnos espejitos. Tal vez la historia esté al revés.

LOCUTOR Del campo internacional. ¡Una primicia para nuestros oyentes! Como ya les hemos venido informando, acaba de producirse hace apenas unos días el mayor acontecimiento de los últimos cinco siglos: el descubrimiento de América. También conoce ya nuestra audiencia que en esta ocasión se realizó la primera operación comercial de la historia de América, que consistió en el trueque del oro de nuestros indígenas por espejitos rotos y chatarra vieja de la que traían los españoles en las tres carabelas. ¡Oro por espejitos! ¡El primer intercambio económico de nuestra historia! Los cronistas, al conocer los términos del negocio, se apresuraron a calificar de idiotas a los pobladores de América. Pero para que nuestros oyentes conozcan otra versión que podría desmentir a los cronistas, tenemos las declaraciones de una anciana de la islita de Guanahaní que participó en este histórico cambalache y que viene a ofrecernos… ¡la otra cara de la noticia! ¡Adelante, control!

REPORTERO Abuela Guanatabey, los micrófonos son suyos…

ABUELA ¿Qué quiere que le cuente? Mire, cuando llegaron salimos contentos a recibirlos. Aquellos pobres barbudos venían cansados, con hambre larga, sucios, olían muy feo. Parecían acabados. Usted sabe, nuestra ley es la hospitalidad. También con ellos, aunque no sabíamos ni de dónde habían salido. Por la hospitalidad, les ofrecimos pan de yuca. Le hicieron asco. Hojas de tabaco. No sabían fumarlas. La playa para bañarse. Tampoco. Nada de eso querían.

REPORTERO ¿Y qué querían, qué querían los españoles, abuela Guanatabey?

ABUELA Sólo señalaban nuestros adornos de oro, los que nos ponemos en la nariz y en las orejas. Gritaban, nos pedían eso. Por fin, se los dimos. A cambio, sacaron estos espejitos… Mire… Hasta rotos… Pero pensamos que estas cositas eran su saludo de amistad.

REPORTERO ¿Y ustedes quedaron conformes con el cambio, abuela?

ABUELA Ellos son los que no quedaron conformes. Esos barbudos se volvieron locos cuando agarraron ese oro. No agradecieron. Les entró como una fiebre mala. Y empezaron a reclamarnos, con exigencias, con muchas amenazas. Entonces yo les dije a los más jóvenes: Si la cosa empieza así, mal va a acabar.

INTERLOCUTOR Y no acabó mal, sino peor. Esta fiebre de oro duró tanto que en el primer siglo y medio de colonia española llegaron al puerto de Sevilla, en España, 185 mil kilos de oro puro. Auténtico. 185 mil kilos de oro puro que venían de América… que eran nuestros. Durante 500 años han jugado a regalarnos espejitos. Tal vez la historia esté

Bájate la serie completa de NOTICIAS DE ÚLTIMA IRA desde aquí.(serie completa)*¿Este radioclip se corresponde a la historia o es demagógico?*

BIBLIOGRAFÍA
José Ignacio y María López Vigil, Noticias de Última Ira, AMARCCEDEP 1990. 

ORO POR ESPEJITOS

Unos pensamientos

  1. Es verdad que seguimos manteniendo a los invasores ladrones y asesinos europeos, americanos. Empresas de cientos y miles de toneladas saquean cada día de oro-plata-cobre, todas las riquezas; así ahora son ricos,G8,G20-depredadores,hambreadores,contaminadores,asesinos- que siguen impunes conjuntamente con los gobernantes traidores-congresistas “comeoros”del PERÚ. Continúa la corrupción, aumenta el costo de vida, la pobreza, la delincuencia en Puerto Maldonado-Perú,si cada año produce 20 mil kilos de oro, madera, castana, etc, pero no berneficia al pueblo…!quienes se benefician! unos cuantos mafiosos. ¿Cuándo habrá justicia,dignidad,verdadero nacionalismo?

    Candelario Vera , PTO-MALDONADO, PERÚ.

  2. Gracias a la oralidad latente en nuestros pueblos se logra plasmar en un escrito cierto, que hay que darle valor científico. Es nuestro deber, de los opinadores, investigadores. Sugiero a los amigos radialistas sistematizar las oralidades que vienen de generación en generación y luego construir un documento de las verdades ancestrales ligados al futuro que se quiere construir.

    Nora Mollinedo Suntura, EL ALTO BOLIVIA.

  3. Creo que es una serie muy bien hecha y no está demás, ya que hay una ideología muy sútil de que lo cruento de la conquista fue los primeros años nada más y que dice que luego la historia fue más armónica, tanto que hasta hemos escogido hablar el español como una decisión voluntaria. En realidad, sabemos luego de mucho desempolvar las verdaderas historias que hasta ahora seguimos con rezagos coloniales en nuestro pensamiento y que eso violenta nuestro sentido de la existencia como culturas.

    Cristina Morales, QUITO, ECUADOR.

  4. Un excelente trabajo. Algo dominado por el exceso conceptual… De hecho, esos “500 años…” no son otra cosa que una figura retórica. Somos responsables de estimular la investigación seria de la historia, no repetir frases hechas.

    Jimmy Vasquez, La Paz, Bolivia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.