UCRANIA: CRÓNICA DE UNA GUERRA ANUNCIADA

Este radioclip es de texto y no tiene audio grabado.

Les compartimos estos 4 análisis sobre la trágica situación en Ucrania.

UCRANIA: CRÓNICA DE UNA GUERRA ANUNCIADA

Autor:  Christopher Lynn Hedges es un periodista estadounidense ganador del Premio Pulitzer y corresponsal de guerra especializado en informar sobre América y Oriente Próximo. ​
Fecha:  24 de febrero de 2022.

Estuve en Europa del Este en 1989, informando sobre las revoluciones que derrocaron las osificadas dictaduras comunistas que condujeron al colapso de la Unión Soviética. Era una época de esperanza. La OTAN, con la desintegración del imperio soviético, quedó obsoleta. El presidente Mijaíl Gorbachov tendió la mano a Washington y a Europa para construir un nuevo pacto de seguridad que incluyera a Rusia. El Secretario de Estado de la administración Reagan, James Baker, junto con el Ministro de Asuntos Exteriores de Alemania Occidental, Hans-Dietrich Genscher, aseguraron al líder soviético que si Alemania se unificaba la OTAN no se extendería más allá de las nuevas fronteras.

El compromiso de no ampliar la OTAN, asumido también por Gran Bretaña y Francia, parecía anunciar un nuevo orden mundial. Vimos el dividendo de la paz colgado ante nosotros, la promesa de que los gastos masivos en armamento que caracterizaron la Guerra Fría se convertirían en gastos en programas sociales e infraestructuras que se habían descuidado durante mucho tiempo para alimentar el insaciable apetito de los militares. Entre los diplomáticos y líderes políticos de la época existía un entendimiento casi universal de que cualquier intento de ampliar la OTAN era una tontería, una provocación injustificada contra Rusia que borraría los lazos y vínculos que felizmente surgieron al final de la Guerra Fría.

Qué ingenuos fuimos. La industria bélica no pretendía reducir su poder ni sus beneficios. Se dispuso casi inmediatamente a reclutar a los países del antiguo bloque comunista en la Unión Europea y la OTAN. Los países que se incorporaron a la OTAN, entre los que ahora se encuentran Polonia, Hungría, la República Checa, Bulgaria, Estonia, Letonia, Lituania, Rumanía, Eslovaquia, Eslovenia, Albania, Croacia, Montenegro y Macedonia del Norte, se vieron obligados a reconfigurar sus ejércitos, a menudo mediante cuantiosos préstamos, para que fueran compatibles con el material militar de la OTAN.

No habría dividendos de paz. La expansión de la OTAN se convirtió rápidamente en una bonanza multimillonaria para las corporaciones que se habían beneficiado de la Guerra Fría. (Polonia, por ejemplo, acaba de aceptar gastar 6.000 millones de dólares en tanques M1 Abrams y otros equipos militares estadounidenses). Si Rusia no aceptaba volver a ser el enemigo, entonces se le presionaría para que se convirtiera en el enemigo. Y aquí estamos. Al borde de otra Guerra Fría, de la que sólo se beneficiará la industria bélica mientras, como escribió W. H. Auden, los niños pequeños mueren en las calles.

Las consecuencias de llevar a la OTAN hasta las fronteras con Rusia -ahora hay una base de misiles de la OTAN en Polonia a 100 millas de la frontera rusa- eran bien conocidas por los responsables políticos. Sin embargo, lo hicieron de todos modos. No tenía sentido geopolítico. Pero tenía sentido comercial. La guerra, después de todo, es un negocio, uno muy lucrativo. Por eso pasamos dos décadas en Afganistán, aunque después de unos años de lucha infructuosa había un consenso casi universal de que nos habíamos metido en un atolladero que nunca podríamos ganar.

En un cable diplomático clasificado obtenido y publicado por WikiLeaks con fecha del 1 de febrero de 2008, escrito desde Moscú, y dirigido a los Jefes de Estado Mayor Conjunto, la Cooperativa OTAN-Unión Europea, el Consejo de Seguridad Nacional, el Colectivo Político Rusia-Moscú, el Secretario de Defensa y el Secretario de Estado, había un entendimiento inequívoco de que la expansión de la OTAN arriesgaba un eventual conflicto con Rusia, especialmente sobre Ucrania. «Rusia no sólo percibe el cerco [de la OTAN] y los esfuerzos por socavar la influencia de Rusia en la región, sino que también teme consecuencias imprevisibles e incontroladas que afectarían gravemente a los intereses de seguridad rusos», se lee en el cable.

Los expertos nos dicen que a Rusia le preocupa especialmente que las fuertes divisiones en Ucrania sobre la adhesión a la OTAN, con gran parte de la comunidad étnica rusa en contra de la adhesión, puedan conducir a una gran división, que implique violencia o, en el peor de los casos, una guerra civil. En esa eventualidad, Rusia tendría que decidir si interviene; una decisión a la que Rusia no quiere tener que enfrentarse. Dmitri Trenin, director adjunto del Centro Carnegie de Moscú, expresó su preocupación por el hecho de que Ucrania fuera, a largo plazo, el factor más potencialmente desestabilizador en las relaciones ruso-estadounidenses, dado el nivel de emoción y neuralgia desencadenado por su búsqueda de la adhesión a la OTAN. El hecho de que la adhesión siguiera siendo un factor de división en la política interna ucraniana creaba una oportunidad para la intervención rusa. Trenin expresó su preocupación por la posibilidad de que elementos del establishment ruso se vieran alentados a inmiscuirse, estimulando el estímulo abierto de Estados Unidos a las fuerzas políticas opuestas, y dejando a Estados Unidos y Rusia en una postura clásica de confrontación.

La administración Obama, que no quería inflamar aún más las tensiones con Rusia, bloqueó la venta de armas a Kiev. Pero este acto de prudencia fue abandonado por las administraciones Trump y Biden. Las armas de Estados Unidos y Gran Bretaña están llegando a Ucrania, como parte de los 1.500 millones de dólares de ayuda militar prometidos. El equipo incluye cientos de sofisticadas jabalinas y armas antitanque NLAW, a pesar de las reiteradas protestas de Moscú. Estados Unidos y sus aliados de la OTAN no tienen intención de enviar tropas a Ucrania. Más bien, inundarán el país con armas, que es lo que hicieron en el conflicto de 2008 entre Rusia y Georgia.

El conflicto en Ucrania se hace eco de la novela «Crónica de una muerte anunciada» de Gabriel García Márquez. En la novela, el narrador reconoce que «nunca hubo una muerte más anunciada» y, sin embargo, nadie pudo o quiso detenerla. Todos los que informamos desde Europa del Este en 1989 sabíamos las consecuencias de provocar a Rusia y, sin embargo, pocos han alzado la voz para detener la locura. Los pasos metódicos hacia la guerra cobraron vida propia, moviéndonos como sonámbulos hacia el desastre.

Una vez que la OTAN se expandió hacia Europa del Este, la administración Clinton prometió a Moscú que las tropas de combate de la OTAN no se estacionarían en Europa del Este, la cuestión definitoria del Acta Fundacional de Relaciones Mutuas OTAN-Rusia de 1997. Esta promesa volvió a resultar ser una mentira.

Luego, en 2014, Estados Unidos respaldó un golpe de Estado contra el presidente ucraniano Viktor Yanukovich, que pretendía construir una alianza económica con Rusia en lugar de con la Unión Europea. Por supuesto, una vez integrado en la Unión Europea, como se ha visto en el resto de Europa del Este, el siguiente paso es la integración en la OTAN. Rusia, asustada por el golpe de Estado, alarmada por las insinuaciones de la UE y la OTAN, se anexionó entonces Crimea, poblada en gran parte por rusoparlantes. Y la espiral de muerte que nos condujo al conflicto actualmente en curso en Ucrania se hizo imparable.

El estado de guerra necesita enemigos para sostenerse. Cuando no se puede encontrar un enemigo, se fabrica un enemigo. Putin se ha convertido, en palabras del senador Angus King, en el nuevo Hitler, que quiere apoderarse de Ucrania y del resto de Europa del Este. Los gritos de guerra, de los que la prensa se hace eco sin pudor, se justifican vaciando el conflicto de su contexto histórico, elevándonos a nosotros mismos como los salvadores y a quienquiera que nos opongamos, desde Saddam Hussein a Putin, como el nuevo líder nazi.

No sé en qué acabará esto. Debemos recordar, como nos recordó Putin, que Rusia es una potencia nuclear. Debemos recordar que una vez que se abre la caja de Pandora de la guerra se desatan fuerzas oscuras y asesinas que nadie puede controlar. Lo sé por experiencia propia. La cerilla se ha encendido. La tragedia es que nunca se discutió cómo se iniciaría la conflagración.

Leer más

Conflicto Rusia – Ucrania: ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

Autor: Boaventura de Sousa Santos

El reconocido sociólogo portugués analiza las sucesivas decisiones políticas internacionales que llevaron al actual conflicto armado en Ucrania, El rol de Estados Unidos, Europa (especialmente Alemania) y China en el sombrío mundo que se prefigura.

Leer más 

La OTAN, Rusia y Ucrania: una glosa impertinente

Autor: Carlos Taibo.

Mucho me hubiera gustado que estas líneas viesen la luz en alguno de esos periódicos que, en Madrid o en Barcelona, tiempo atrás me hacían algún hueco. No es así –entiendo yo– porque nuestro panorama mediático se ha ido cerrando de tal manera que impide considerar determinadas materias y defender determinadas posiciones. De resultas, y en relación con lo que ocurre en Ucrania en estas horas, televisiones, radios y periódicos, con la inestimable colaboración de esa plaga contemporánea que son nuestros tertulianos, prefieren reproducir una vez más ese cuento de hadas que nos habla del coraje de unas potencias, las occidentales, que habrían acudido en socorro de un pequeño país para hacer frente a la barbarie moscovita.

Leer más

No a la guerra en Ucrania. No al posible ingreso de Ucrania a la OTAN y las sanciones contra Rusia.

02/03/2022
APDH Nacional

Desde la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) asistimos consternadxs al desenlace político y militar de la escalada de provocaciones de Estados Unidos y la Unión Europea contra Rusia. Esto generó la indefendible invasión a Ucrania por parte del gobierno de Putin.

Es completamente falso que se trate de una lucha entre la democracia y la tiranía, como se busca imponer a una cada vez más manipulada opinión pública mundial. El origen de esta guerra hay que verlo en la competencia económica en el mercado mundial y sus derivaciones en el sistema de Estados.
Leer más

UCRANIA: CRÓNICA DE UNA GUERRA ANUNCIADA

Un comentario sobre «UCRANIA: CRÓNICA DE UNA GUERRA ANUNCIADA»

Responder a Martín Valmaseda Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.