UN BEBÉ ELEFANTE

¡Qué terrible! Nuestro bebé es morado. ¿Qué vamos a hacer? ¿Cómo lo presentaremos al jefe de la manada?

EFECTO SONIDO DEL VIENTO ENTRE LOS ÁRBOLES.

NARRADORA En un rincón de la selva africana vivía una manada de elefantes. Eran grandes, fuertes y hermosos. Como en todas las manadas, los elefantes eran grises, de un mismo tono de gris.

EFECTO BARRITAR.

NARRADORA En la manada, una mamá elefanta y un papá elefante esperaban el nacimiento de su bebé.

CONTROLSICA

NARADORA El día esperado por fin llegó…

CONTROL TAMBORES DE LA SELVA.

EFECTO BARRITAR DE UN ELEFANTITO.

NARRADORA Pero…

CONTROLSICA DE EXPECTATIVA.

ELEFANTE ¡Qué terrible! Nuestro bebé es morado. ¿Qué vamos a hacer? ¿Cómo lo presentaremos al jefe de la manada?

ELEFANTA Es imposible. ¿Cómo he podido tener un elefantito morado? Tenemos que encontrar una solución rápidamente.

CONTROL TRANSICIÓN

NARRADORA Mientras papá elefante y mamá elefanta retorcían sus trompas, el bebé elefante reía por las cosquillas que hacía la hierba en su morada pancita. Pasó un día, dos… pasaron varios días. Mamá y papá daban mil excusas para no presentar su bebé en público. Al fin, (EFECTO) encontraron una solución.

EFECTO TAMBORES.

CONTROLSICA MISTERIOSA.

NARRADORA En una aldea cercana, los humanos guardaban varias latas de pintura. Al caer la noche, papá elefante se acercó con cuidado para no ser descubierto.

ELEFANTE Tengo que encontrar pintura gris.

NARRADORA Dicho y hecho, encontró la pintura que buscaba.

CONTROLSICA AMANECER

NARRADORA Con los primeros rayos de sol, brocha en trompa, papá y mamá pintaron todo el cuerpecito del bebé de color gris.

ELEFANTA Ya está bien así, ha quedado perfecto.

ELEFANTE Por supuesto que no, hay que dar otra mano de pintura en el lomo.

NARRADORA Cuando el elefantito quedó perfectamente gris, lo presentaron ante la manada.

CONTROL SEGUNDO PLANO. VOCES DE ELEFANTES Y ELEFANTAS (REVER).

VOCES “Qué bebé tan hermoso”, “Tiene el mismo color de su padre”, “Pero la trompita es de la madre, sin duda”, “A mí me parece que el lomo le ha salido muy oscuro”, “Pero es gris, no cabe duda que es de nuestra manada”.

NARRADORA Así creció el bebé elefante, hasta que estuvo listo para jugar con otros elefantitos sin la supervisión de mamá y papá.

ELEFANTA ¿Y ahora qué hacemos? ¿Y si se destiñe?

ELEFANTE Déjame eso a mí. ¡Hijo! ¡Ven aquí! ¡Tu madre y yo tenemos que hablar muy seriamente contigo!

ELEFANTITO Dime, papá.

ELEFANTE Ya eres grande…

ELEFANTITO Sí, ya mi trompa alcanza la rama…

ELEFANTA No interrumpas a tu padre cuando habla.

EFECTO PEQUEÑO BARRITAR QUE SE APAGA.

ELEFANTE Todavía eres pequeño, pero ya es tiempo que vayas a jugar por la selva con otros elefantitos. Puedes ir a todas partes y aprender todos los juegos. Pero una cosa está prohibida totalmente…

ELEFANTA Absolutamente prohibida.

ELEFANTE En el río no, nunca, jamás, te puedes meter. Los buenos elefantitos NUNCA entran en el río.

ELEFANTITO Está bien, papá.

ELEFANTA A ver, dime: ¿qué ha dicho tu padre?

ELEFANTITO Que los buenos elefantitos nunca entran en el río.

CONTROL TRANSICIÓN

NARRADORA Y allá se fue el elefantito. Estaba feliz de ser grande para pasear por la selva. Feliz de alcanzar con su trompa las primeras ramas de los árboles.

ELEFANTITO ¡Qué bueno! ¡Ya soy grande! Voy a jugar con mis amiguitos.

EFECTO BARRITAR DE ELEFANTES Y RISAS.

NARRADORA Pero los elefantitos son juguetones y las elefantitas traviesas. Se pusieron a correr entre los árboles. Retozaron, brincaron, rodaron colina abajo y cayeron ruidosamente… al río.

EFECTO AGUA, CHAPOLETEO.

NARRADORA Nadaba feliz bajo el agua el elefantito cuando se dio cuenta de lo que acababa de hacer.

CONTROLSICA MISTERIOSA.

ELEFANTITO Me he metido en el río. Mi papá… mi papá…

ELEFANTE REVER Los buenos elefantitos nunca entran en el río.

NARRADORA El elefantito, temeroso, se quedó escondido bajo el agua. De vez en cuando sacaba su trompita, pero el tiempo pasó y llegó la hora de regresar a casa. Tenía que salir del río. Asomó sus ojitos asustados…

CONTROLSICA MISTERIOSA.

EFECTO VOCES DE NIÑOS Y NIÑAS.

“¿Tu cabeza es azul?”, “Tu trompa es amarilla, ¡qué linda!”, “Y tu oreja es verde”, “Mira, tienes la patita roja”, “¡Y tú eres morado!”.

NARRADORA Aquella mañana, los elefantitos y elefantitas descubrieron que eran una manada de tantos colores, que nadie los podría contar.

EFECTO SEGUNDO PLANO RISAS Y CHAPOLETEO EN EL AGUA.

CONTROLSICA INFANTIL ANIMADA.

BIBLIOGRAFÍA
Cuento anónimo.

UN BEBÉ ELEFANTE

4 comentarios sobre «UN BEBÉ ELEFANTE»

  1. Me encantó. Estoy en una lección acerca del cuento y lo voy a usar con mis estudiantes de la escuela media.

    Alberto Guzman, CAMBRIDGE, ESTADOS UNIDOS.

  2. Me gustó mucho para trabajar en los grupos juveniles el tema de la igualdad…. cero diferencias. Me gustan mucho sus trabajos. Mil bendiciones.
    Sofia Alarcon , ENTRE RÍOS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.