UNA VIDA TRISTE Y SIN MAÑANA

Este radioclip no tiene audio.

El testimonio de Mari, una refugiada de Sierra Leona.

CONTROL TAMBORES AFRICANOS

MARI ¿Qué podíamos hacer? Salimos huyendo de Bo, donde vivíamos. Mi marido y mis hijos nos pusimos a caminar y caminar hasta que un grupo de rebeldes nos cortó el paso.

EFECTO BULLA, GRITOS

MARI A mi marido lo asesinaron delante de mí. Después, me quitaron la ropa y me tiraron al suelo. Yo estaba segura que me iban a abusar y luego matarme.

JOVEN Dejen a ésa. Yo soy de su aldea.

MARI Pero uno de los rebeldes era conocido y por esa suerte pudimos seguir camino.

CONTROL TAMBORES

MARI Atrás dejamos Sierra Leona y llegamos a Guinea. Nos metieron en un campamento. Pero después, el Presidente ordenó que botaran del país a todos los refugiados.

EFECTO TIROTEOS Y GRITOS

MARI Ahí comenzó la matanza. Atrapaban gente, golpeaban con palos, con hachas, dejaban los cadáveres sin enterrar… ¡Estábamos llenos de miedo!

CONTROL TAMBORES

MARI Después nos trajeron a este campamento lejos de la frontera. Con mis hijos, hicimos esta choza. Es muy pequeña y solo tenemos una estera. Con una sola manta nos cubrirnos todos por la noche. Una estera y una manta, eso es todo lo que tenemos en el mundo.

NIÑO ¡Tengo hambre, mamá!

MARI El mayor problema aquí es la comida. Nos dan 13 kilos de trigo y eso nos tiene que durar 45 días. A veces, la otra ración llega a los 60 días. Todo el mundo tiene hambre… ¡Sueño con comer un poco de arroz!

CONTROL TAMBORES

MARI Hay mujeres que se prostituyen para dar de comer a sus hijos. Sería mejor que las tarjetas de racionamiento nos las dieran a nosotras. Porque los hombres las cambian por cigarrillos o alcohol. Vivimos muy abandonadas en el campamento. Es una vida triste y sin mañana.

CONTROLSICA TRISTE

LOCUTOR Era el testimonio de Mari, una refugiada de Sierra Leona. Junto con 45 mujeres de otros países, viajó a Ginebra el pasado 20 de junio, invitada por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR.

LOCUTORA Mujeres de Afganistán, de Chechenia, de Burundi, de Colombia y Angola, de Pakistán, de Liberia y Rwanda, explicaron la terrible situación en que viven.

LOCUTOR Como ellas, son 15 millones de refugiados en el mundo, que lo han perdido todo para no perder su vida.

LOCUTORA A esta cifra, se suman 23 millones de desplazados internos, exiliados dentro de su propio país.

LOCUTOR 38 millones de personas, víctimas de las guerras y la intolerancia. La mayoría de ellas, mujeres, niñas y niños.

LOCUTORA Y mientras esto ocurre, el presupuesto de ACNUR se recorta más y más. Los países ricos dicen que están hartos de dar dinero para socorrer a las víctimas de guerras interminables.

LOCUTOR Se les olvida que ellos mismos fabrican esas guerras.

CONTROLSICA TRISTE

MARI Vivimos muy abandonadas en el campamento. Es una vida triste y sin mañana.

BIBLIOGRAFÍA
Elizabeth Ferris, Conversación con mujeres refugiadas, Consejo Mundial de Iglesias, septiembre 2001.

UNA VIDA TRISTE Y SIN MAÑANA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.