UNAS GOTAS DE EGOÍSMO

Ahora soy libre. Me levanto en la mañana y sonrío. Me miro en el espejo, me veo linda. Ya no lloro.

NAZIFA Te lo digo yo. La mujer que quiera salir, sale. Yo me propuse conseguir mi libertad y la conseguí. Cuando una mujer maltratada deja su casa, no termina, comienza su vida.

CONTROLSICA ÁRABE ALEGRE

LOCUTOR Nazifa, española de origen árabe, pasó varios meses en una casa de refugio y regresó allá para celebrar sus 37 años con otras mujeres maltratadas que también recorren el difícil camino de la libertad.

NAZIFA Viví con ese hombre 20 años. Al principio, una está ilusionada, no se da cuenta de la violencia, piensa que es un rato de mal humor.

HOMBRE (CON ECO) ¿Que no está la comida? Seguramente te pasas la mañana con las chismosas de tus vecinas.

NAZIFA Hasta que un día…

HOMBRE (CON ECO) Eres una puta… una cualquiera… (GOLPES)

NAZIFA La primera vez es un insulto. Luego, una bofetada, patadas, sus manos en tu cuello. Una agacha la cabeza y se maquilla para que nadie se dé cuenta. Ellos saben que morimos de vergüenza, que nos vamos a callar.

CONTROLSICA TRISTE

NAZIFA ¿Y el sexo? El maltrato sexual te hunde, te hace sentir asco de ti misma…

HOMBRE (CON ECO) Apúrate, tengo que desfogarme… Bruta, no sirves ni para la cama.

CONTROLSICA TENSIONANTE

LOCUTORA El terror se apodera de la mujer. Renuncia a todo lo que le gusta. Obedece, aguanta, se queda en un rincón.

NAZIFA Nos hacen sentir culpables. Y si hay niños, nos decimos que es por ellos que lo soportamos.

LOCUTOR La decisión es difícil. La sociedad le tiende un montón de trampas. La miran con desconfianza, la explotan en los trabajos porque necesita dinero, los varones se quieren aprovechar de “la separada”, nadie le alquila una casa si tiene hijos.

LOCUTORA Algunas mujeres se refugian en el alcohol, en las pastillas. Otras regresan haciendo caso a una mentira social:

HOMBRE (CÍNICO) Perdóname. Una segunda oportunidad no se le niega a nadie.

LOCUTORA Pero esa segunda oportunidad dada al agresor puede convertirse en su condena de muerte.

NAZIFA Después de la última paliza me dije: la oportunidad me la tengo que dar a mí misma. Y me fui. Desde entonces, les grito a todas: ¡se puede salir, se puede salir! No retrocedan.

CONTROLSICA ALEGRE

NAZIFA Las mujeres de la casa de refugio se pasaron horas de horas hablando conmigo, subiéndome la moral. Sentí su solidaridad.

EFECTO CAMPANITA DE CRISTAL

NAZIFA La gente te dice: sé buena. Yo quiero ser mala, porque todo lo que me pasó fue por creer que para amar hay que sufrir y aguantar.

LOCUTORA Nazifa aprendió a quererse a sí misma y a dejar de actuar en función de los demás. Unas gotas de egoísmo para sobrevivir.

NAZIFA Ahora soy libre. Me levanto en la mañana y sonrío. Me miro en el espejo, me veo linda. Ya no lloro.

BIBLIOGRAFÍA
Nuria Varela, Íbamos a ser reinas. Ediciones B, S.A. España 2003.

UNAS GOTAS DE EGOÍSMO

Unos pensamientos

  1. No es que yo este violentada pero hasta hace unos años sí, pero fui fuerte, sigo con mi compañero pero le hice entender. No es que yo viva en un cuento de hadas y todo sea felicidad, pero lucho y no me dejo vencer.  Otro radioclip que me encanto es el de tour de los ricos, ya que para ellos nosotros somos y formamos parte de su zoologico…………

  2. Hola amigos del lindo equipo de Radialistas,
    Muy bueno su programa! Y tan real…. Incluso estamos aquellas que a los 45 damos el pasito y la sensación es exactamente esa, que la vida no termina sino comienza! Viva la vida!
    Con cariño, Dolores.
    Dolores, BOLIVIA.

  3. Amigos!!!!, como estan?? Les deseo un feliz año nuevo 2008 con muchos y mejores exitos!! Los extraño mucho, pero estoy seguro que pasare en algun momento a visitarlos, un abrazo fuertes para mis hermanos y hermanas apasionados…hasta pronto Radialistas!!!!!!

    Alberick, LIMA PERU.

  4. Es muy difícil salir de ese tipo de relaciones. Y como cuenta la historia de Nazifa, es una misma la que pierde la autoestima y terminas soportándolo todo. A veces la violencia no llega a ser física, es moral y duele tanto o más que los golpes. Se puede renacer. Hay una libro que se llama “mujeres que aman demasiado” de Robin Nooword (no sé si está bien escrito el apellido) que toca este tema. a mí me ayudó muchísimo. Gracias por la atención.
    Maria Paula, VASTO ITALIA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.