ZONA DE PESCA RESTRINGIDA

Mujer que lee, mujer que piensa.

LIBRETO

NARRADOR Una mañana, el marido vuelve a su cabaña luego de varias horas de pesca y decide dormir una siesta.

MUJER Descansa… Yo iré a dar una vuelta en el lago…

MARIDO ¿Y qué vas a hacer en el lago si tú no sabes pescar?

MUJER No voy a pescar, sino a leer.

MARIDO ¿A leer?

EFECTO REMOS Y OLAS

NARRADOR La mujer rema lago adentro y en un recodo tranquilo del lago comienza a leer su libro.

EFECTO LANCHA QUE SE ACERCA

NARRADOR En eso, viene un guardián en una lancha, se acerca a la mujer y le dice:

GUARDIÁN Buen día, señora. ¿Qué está haciendo usted?

MUJER Leyendo un libro. ¿No lo ve, señor guardián?

GUARDIÁN Sí… Lo que pasa es que usted está en zona restringida. En este recodo se prohíbe pescar.

MUJER Disculpe usted, pero yo no estoy pescando, estoy leyendo.

GUARDIÁN Sí, mi señora, pero, por lo que veo, usted tiene en ese bote todo el equipo. Podría empezar a pescar en cualquier momento.

MUJER ¿Y?

GUARDIÁN Y tendré que llevarla y detenerla.

MUJER Si hace eso, lo tendré que acusar de abuso sexual.

GUARDIÁN ¿Cómo dice, señora? Si yo ni siquiera la he tocado…

MUJER Es cierto, pero, por lo que veo, tiene todo el equipo. Podría empezar en cualquier momento.

GUARDIÁN Ejem… Disculpe, señora… que tenga un buen día. ¡Adiós!

EFECTO LANCHA QUE SE ALEJA

NARRADOR Moraleja: mujer que lee…

MUJER … mujer que piensa.

NARRADOR Mujer que lee…

MUJER … (CHASQUIDO)… ¡mujer que sabe resolver!

BIBLIOGRAFÍA

ZONA DE PESCA RESTRINGIDA

3 comentarios sobre «ZONA DE PESCA RESTRINGIDA»

  1. ¡Me encantó este clip!
    Súper chévere y reflexivo. Una súper propuesta a las mujeres… Qué bien.
    Adelante amigas y amigos Radialistas que su trabajo seguro que vale la pena compartirlo.
    Gonzalo Jiménez A, QUITO, ECUADOR.

  2. Este radioclip fue el que más gustó a las oyentes de la radio comunitaria dónde trabajo. Sigan adelante así compañeros.
    Alejandro Sánchez, PILAR, PARAGUAY.

  3. Excelente artículo; sobre todo un campanazo de alerta a los que creen que se lo saben todo, y el hecho de que tengan uniforme y conozcan la norma, creen que pueden pasar por encima de otra persona. Una cosa son los derechos y otra los deberes. Pero hay momentos que el ser humano necesita de paz, tranquilidad y cambio de entorno. Mientras uno no esté haciendo nada malo, no deben pasar por encima de uno, debemos respetar el espacio del otro, así sea espacio común o del Estado.

    Porque lo público es de todos.
    Gustavo, BOGOTÁ, COLOMBIA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.