CAPÍTULO 3 – DOMITILA CHUNGARA

NARRADORA En 1952, los trabajadores y mineros bolivianos habían hecho la revolución. Habían puesto en la presidencia a Víctor Paz Estenssoro. Las minas habían sido nacionalizadas, pero Simón Patiño no estaba preocupado por eso…

PATIÑO (RIENDO)¿Nos van a expropiar las minas? Excelente. El precio del estaño está por el piso, nuestras maquinarias obsoletas.

NARRADORA Para los Barones del Estaño resultaba un negocio redondo. Un año después, salió el decreto para indemnizarlos. El gobierno norteamericano hizo el préstamo.

PADRE ¡Traición!… ¿Cuál gobierno revolucionario? Paz Estenssoro ha traicionado, el MNR ha traicionado. ¿Para qué hemos luchado? ¿Para que las minas cambien de dueños y nosotros sigamos bajo la bota?

CONTROL MÚSICA CARACTERÍSTICA

LOCUTOR DOMITILA

LOCUTORA La rebeldía de las mineras bolivianas.

LOCUTOR Capítulo tercero…

LOCUTORA Amor en la zanja.

CONTROL MÚSICA CARACTERÍSTICA

DOMITILA ¿Por qué le pegas a mi hermana?

MADRASTRA ¡Muchacha malcriada!… ¿Quién te crees?

DOMITILA ¡Tomá vos!

EFECTO PELEA DE MUJERES

NARRADORA Don Ezequiel, solo y con cuatro niñas, sintió la necesidad de casarse otra vez. Pero con la segunda esposa la vida de Domitila se volvió insoportable.

Todos los días eran gritos, líos con la madrastra y más golpes. Hasta que…

EFECTO PORTAZO

PADRE ¿Qué está pasando aquí, ah?

DOMITILA Tu nueva mujer le estaba pegando a mi hermanita…

PADRE Pero tú también le estabas pegando a ella, ¿no ve?

DOMITILA Sí, papi, nos trenzamos. Ella me ha pegado, y yo me he defendido.

PADRE ¡Pues ahora te voy a charquear a vos!

DOMITILA ¡Peor ha de ser, papá! Si me pegas, yo le voy a seguir pegando a tu mujer.

MADRASTRA Esta imilla está haciendo escándalos en el pueblo. Corregile a tu hija, Ezequiel.

DOMITILA Papi, una vez me dijiste que querías hijas rebeldes y valientes, mujeres de lucha. ¿Sí o no?

PADRE Ah, eso es… Pues si eres tan valiente te las vas a ver conmigo… ¡ahora vas a saber lo que duele con el chicote!

HERMANAS ¡Escápate, Domi!… Vete a la calle, corre…

CONTROL MÚSICA DRAMÁTICA

EFECTO LLANTO Y CARRERA DE DOMITILA

CONTROL MÚSICA DE DOMITILA

DOMITILA Escapé de casa corriendo y en eso pasó un policía minero, de esos que caminan de noche recogiendo parejas, llevando borrachitos. Cuando me vio en la calle, me enfocó con una linterna…

RENÉ Y tú, ¿qué haces?

DOMITILA (ASUSTADA) ¿Qué es, señor policía?

RENE ¿Qué estás haciendo aquí? Ya es de noche… Eh… ¿tú no eres la hija de don Ezequiel?

DOMITILA Sí, señor policía.

RENE ¿Y qué te ha pasado?

DOMITILA Bien feo me ha pegado mi papá por su nueva mujer.

RENE Uhh… Regresa a tu casa.

DOMITILA No, él está muy enojado.

RENE Vamos… te acompaño.

CONTROL CORTINA

EFECTO TOCA PUERTA, SE ABRE

RENE Don Ezequiel, aquí le traigo a su hija… ¿Cómo la va a botar así de noche, pues, compañero?

MADRASTRA (GRITA) ¡Allí está, pues, ese hombre es su amante!

PADRE ¿Amante?… Nadie se burla de mi hija ni de mí… ¿quien eres tú?

RENE Don Ezequiel, miráme a ver… Soy René, el sereno policía minero…

PADRE ¡Andate, carajo!… ¡Fuera, fuera de mi casa!

NARRADORA Ezequiel, con mucha bronca, fue a buscar una escopeta que tenía en la casa.

PADRE ¡Ahorita vas a saber por dónde salen los diablos, sereno te voy a dar!

NARRADORA René salió corriendo. Detrás de él, Domitila.

EFECTO CARRERA Y JADEOS

DOMITILA Apure, apure… mi papá nos está siguiendo…

EFECTO CARRERA Y JADEOS

NARRADORA René y Domitila corrieron hasta llegar a un campo.

DOMITILA Ayyy…

NARRADORA Los dos cayeron a una zanja. Ahí, escondidos… pasaron la noche.

CONTROL MÚSICA ROMÁNTICA

DOMITILA Bueno, como dicen, no hay mal… que por amor no venga.

EFECTO RISAS DE AMBOS

CONTROL CORTINA DE TRANSICIÓN

NARRADORA Al día siguiente, René, el policía, la llevó a casa de su madre. Luego sería su marido. Domitila tenía 20 años.

RENE Domi, vamos a Siglo XX. En ahí viviremos. Yo también soy de ese distrito.

DOMITILA Vamos, sí.

RENE Se acabó lo de policía… Ahora voy a buscar trabajo en la mina.

CONTROL MÚSICA DE DOMITILA

DOMITILA A René y a mí nos habían agregado en la vivienda de un señor conocido. Yo estaba esperando a mi primer hijo. Y resulta que este señor se retira de la empresa y vienen los serenos a sacarnos. Que no teníamos derecho a ocupar aquella pieza diciendo.

SERENO Tienen que salir inmediatamente.

DOMITILA Por favor, espere a que llegue mi marido… ¿cómo me van a botar así, pues?

SERENO Señora, se va porque se va. No hay más que hablar.

NARRADORA Los serenos sacaron todas sus cosas y las dejaron en la calle.

EFECTO RUIDOS TRASTES

VECINO (MEDIA VOZ) Señora, vaya donde Federico Escóbar, el control obrero, él le va a ayudar.

CONTROL MÚSICA DE TRANSICIÓN

DOMITILA Buenos días, señora Alicia… Aquí buscando a su esposo, a don Federico.

ALICIA Pase, pase, compañera. Un ratito, que ya le aviso…

CONTROL MÚSICA DE DOMITILA

DOMITILA Rapidito llegó don Federico. Uy, yo pensaba encontrar a un dirigente bien bravo, acostumbrado a mandar. Pero no, fue lo contrario, un hombre sencillo, bueno… Hasta de comer nos dio en su casa.

VECINO Don Federico, a esta señora la han botado de su vivienda.

FEDERICO ¿Le han botado? ¿Cómo, pues?

NARRADORA Federico Escóbar se molestó mucho, pidió al Sindicato una movilidad y se fue a Cancañiri, donde estaba la oficina del bienestar social de la empresa.

FEDERICO Ustedes, serenos, han botado a una mujer con meses de embarazo… ¿qué se creen, pues? ¿Acaso su esposo de ella no es trabajador de la empresa?… ¡Tiene derecho de estar en esta casa!

SERENO A nosotros nos dieron esa orden, compañero Federico…

FEDERICO Ahorita mismo me abren la pieza y meten todas las cosas en su sitio otra vez. La señora no va a estar acomodando ese despelote que han hecho ustedes… Y usted, doña Domitila, a descansar. ¡Estos se creen que la gente no es gente! ¡Abusivos!

CONTROL MÚSICA DE TRANSICIÓN

NARRADORA Así empezaron su vida de casados René y Domitila. Pero pronto ya no estarían solos.

DOMITILA René, mis hermanas están abandonadas. Tengo que recibirlas.

RENE Pero que trabajen, que ayuden en la casa, ¿no ve?

CONTROL CORTINA DE TRANSICIÓN

EFECTO LLANTO DE BEBE

DOMITILA Es un varoncito, René. Nuestro primer hijo.

RENÉ Y ahora, ¿qué haremos con tus hermanas, Domi? Ya tenemos hijo y más obligación.

DOMITILA Espera un poco, René…

RENÉ Yo no me he casado con tus hermanas, Domi, no tengo ninguna obligación de mantenerlas a ellas más.

CONTROL MÚSICA DE DOMITILA

DOMITILA Mis hermanas estuvieron buscando trabajo. Pero era bien difícil conseguir.

A tal punto de escasez vivíamos, que un solo par de zapatos compartíamos entre todas. Nos poníamos por turno cuando salíamos a la calle.

CONTROL MÚSICA MINERA

NARRADORA René había entrado a trabajar en la mina. El trabajo del minero es demasiado agotador. El que no ha visto ni lo imagina… (PASOS CON ECO) Entrar por esos túneles, socavones oscuros, la falta de aire, la pestilencia de la copagira… (RUIDOS DE AGUA)… Y la poca luz de la lamparita en el casco, el guardatojo… (RUIDOS DE PICOTA) … Romper la roca con martillo, con taladro, el calor insoportable en los niveles profundos… (EXPLOSIONES)… La dinamita, el polvo de la dinamita… y el derrumbe que no avisa… (RUIDOS)… Ocho horas sin descanso sacando el mineral… ¿Cómo aguantan? Pijchando, mascando coca con lejía. Hojas de coca que hacen olvidar el hambre.

CONTROL MÚSICA DE DOMITILA

DOMITILA Apenas 35 años es el promedio de vida de un minero. Entonces, ya está enfermo, con mal de mina, la silicosis. Comienza a vomitar sangre. Negra, morada se le pone la boca. Al final, botan pedazos de pulmón y ya se mueren.

CONTROL MÚSICA DRAMÁTICA

NARRADORA Un día, Federico Escóbar explicó en el Sindicato por qué los mineros, que producen la riqueza del país, viven tan miserablemente.

EFECTO MURMULLOS

FEDERICO Escuchen bien, compañeros. Aquí en Siglo XX somos diez mil trabajadores, ¿no ve? Nosotros sacamos 300, 400 toneladas de estaño cada mes. Ahora fíjense en esta hoja de papel. Digamos que representa esa riqueza que producimos nosotros cada mes. ¿Cómo se reparte esa riqueza? Díganme…

MINERO 1 (2P) Compañero Federico pero tú explícanos, pues.. Tú sabes muy bien de eso. Nosotros no sabemos…

FEDERICO Vean, voy a cortar la hoja de papel en cinco partes iguales. (PAPELES)

Así… Cinco partes… De estas cinco partes, cuatro se las lleva el capitalista extranjero. Esa es su ganancia…

MINERO 2 (2P) ¿Y qué le queda a Bolivia, pues?

FEDERICO La quinta parte. Y de esta quinta parte, el gobierno agarra la mitad para transporte, aduanas y el derecho de exportación a Inglaterra, a Estados Unidos.

MINERO 1 ¿Y solo nos queda ese pedacito?

FEDERICO De este pedacito, agarra nuevamente el gobierno para el sueldo de sus ministros, para el ejército, los milicos que nos sacan la cresta, que nos masacran, para sus soplones…

MINERO 2 ¿Y para nosotros qué, compañero Federico?… ¡Ya no queda nada!

FEDERICO Esperen, esperen, compañeros. Y de estito que sobró, saca el gobierno otra parte para el seguro social, para sus viajes…

MINERO 1 ¿Cómo, pues, don Federico?

FEDERICO Y así sacan y siguen sacando. Al final de todo, de este juch’uy papelito que sobra… con este pedacito chiquitito pagan el salario de los diez mil obreros que somos los que hemos arrancado el estaño de la mina.

MINERO 2 ¡Qué hijos de puta!

CONTROL MÚSICA DE DOMITILA

DOMITILA Así explicaba Federico Escóbar, aquel gran dirigente, y nos hacía entender que nosotros no somos pobres, sino empobrecidos. Que los ricos no son ricos, sino ladrones. Y que Bolivia no puede seguir como va.

LOCUTOR Una producción de la Fundación Rosa Luxemburg y Radialistas Apasionadas y Apasionados.

CAPÍTULO 3 – DOMITILA CHUNGARA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.