DE 53 CENTÍMETROS

Este radioclip es de texto y no tiene audio grabado.

La asfixiante historia del corsé.

LIBRETO

CONTROL MÚSICA DE ÉPOCA

HOMBRE 1 A mí me gustan finas, de talle largo. La cintura de una mujer debe ser minúscula, tan delgada como la de una avispa.

LOCUTORA Los ojos de los varones se posaron en la cintura de la mujer. Mientras más estrecha la tuviera, más apetecible sería.

LOCUTOR Entonces, las damas y damiselas entraron en plena competencia. Hacían lo imposible para conseguir una figura esbelta, casi quebrada. Era la moda del siglo diecinueve.

CONTROL MÚSICA DE ÉPOCA

MUCHACHA (SOFOCADA) Aprieta más los lazos del corsé… Yo aguanto el aire. Madre, tú me sostienes… Y tú, mucama, jala todo lo que puedas… ¡Quiero una cintura de alfiler!… (SE AHOGA)

CONTROL GOLPE MUSICAL PÍCARO

LOCUTOR La codiciada cintura debía medir 53 centímetros. Y el corsé se transformó en la prenda de vestir obligatoria.

LOCUTORA Los corsés eran estrechos corpiños sin mangas fabricados en algodón almidonado. Se los reforzaba con estructuras metálicas, de madera, marfil o barbas de ballena. Cubrían y constreñían el cuerpo por debajo de los senos hasta la cadera. Incluso, algunas mujeres ponían entre el corsé y el vestido una pieza plana de madera.

CONTROL MÚSICA DE ÉPOCA

MUJER (AHOGÁNDOSE) ¡Ay, apenas puedo respirar!… Todo sea por el amor… ¡Que falte el aire, pero no los galanes!

CONTROL GOLPE MUSICAL PÍCARO

LOCUTOR Los corsés apretaban tanto que las mujeres tenían vómitos, mareos, desmayos y se volvieron comunes los problemas circulatorios y cardíacos.

LOCUTORA Los médicos de la época comenzaron a ver su uso con extrema preocupación. Ya se habían producido varias muertes por asfixia y muchos embarazos se perdieron debido a la deformación provocada por la dictadura del corsé.

LOCUTOR Sin embargo, algunas mujeres afirmaban que los corsés ceñidos les resultaban agradables. En una revista británica de la época, una periodista describía la “deliciosa sensación, entre el dolor y el placer” que experimentaba cuando le ajustaban el corsé.

CONTROL MÚSICA DE ÉPOCA

HOMBRE1 (SUSPIRA CURSI) ¡Qué cinturita!… ¡Como una copa de champán para calmar la sed de mis labios!

HOMBRE2 (PÍCARO) Deja la poesía y fíjate más abajo…. (MEDIA VOZ) ¡Qué curvas!… ¡Qué soberbio trasero!

CONTROL MÚSICA ALEGRE

LOCUTORA A finales del siglo diecinueve, el interés masculino pasó de la cintura a las posaderas. Por este motivo, las mujeres dejaron de utilizar el asfixiante corsé.

LOCUTOR En adelante, emplearían una complicada estructura de alambre que sobresalía en ángulo recto para realzar los traseros. Se trataba de los tormentosos miriñaques.

LOCUTORA Pero ése es otro invento que otro día se los cuento.

BIBLIOGRAFÍA

  • Reader’s Digest, ¿Cómo se hizo posible?, Madrid, 1997.
  • Imagen de: Maxpixel.
DE 53 CENTÍMETROS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.