¡SOMOS PARTE DE LA SOLUCIÓN!

Elena Reynaga es la Secretaria Ejecutiva de la Red de Trabajadoras Sexuales de Latinoamérica y el Caribe.

“No somos el problema, somos parte de la solución”. Con esta frase, Elena Reynaga, concluyó su exposición en la XVII Conferencia Mundial de Sida en México.

Todo el auditorio se puso en pie para aplaudirla. Era la primera vez que una trabajadora sexual hablaba en una plenaria, en más de diecisiete conferencias celebradas.

Elena es la Secretaria General de la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (AMMAR) y Secretaria Ejecutiva de la Red de Trabajadoras Sexuales de Latinoamérica y el Caribe (RedTraSex(RedTraSex) de sus objetivos es prevenir la epidemia del VIH/SIDA entre las compañeras. Aunque como insiste Elena en la entrevista que le realizamos en México, éste es un compromiso conjunto entre ellas y las autoridades.

_“Queremos ser libres para hacer, para equivocarnos, para aprender. Libres y fuera de toda clandestinidad, porque esa es la mejor manera de construir una respuesta efectiva ante la epidemia del VIH/SIDA._
_Nosotras no somos el problema, somos parte de la solución”._
_Elena Reynaga. Miércoles 6 de agosto 2008._
_XVII Conferencia Mundial de Sida en México._

Puedes leer la ponencia completa en: www.redtrasex.org.ar
o bien en www.ammar.org.ar

¡SOMOS PARTE DE LA SOLUCIÓN!

2 comentarios sobre «¡SOMOS PARTE DE LA SOLUCIÓN!»

  1. Este tema nunca lo había abordado y me parece muy interesante y que debería estar en el debate público si realmente la sociedad fuera honesta y fiel a valores como la honestidad y el amor por el otro y la otra. No sabía de la existencia de esta red de mujeres y admiro a las mujeres líderes y luchadoras por el reconocimiento de sus convicciones, realmente realizan un trabajo admirable. Por su parte, estoy totalmente de acuerdo con Gabriela, porque lo peor que le ha pasado a la humanidad es la destrucción de su misma humanidad, porque el capitalismo acabó con los sentimientos y lo reemplazó por el consumo, además las mujeres son objeto de ese consumo y de ninguna manera podemos seguir reivindicando tal destrucción y si bien puede que haya un porcentaje de mujeres que elijan libremente esta actividad, de ninguna manera puede presentarse como un trabajo y exigir condiciones dignas para su realización, porque en si mismo es una actividad indignante ya que la mujer es instrumentalizada para obtener los fines y pasiones del hombre (Kant). Pienso que la lucha debe tener como horizonte igualdad de oportunidades para las mujeres y acciones afirmativas para estos grupos de mujeres, buscando su inclusión en verdaderos trabajos que las dignifiquen y las rescate de ser un mero objeto de consumo, máxime en una sociedad que perdió su humanidad por el mercado, y para rescatarlo demanda amor, el cual debe estar desde en las relaciones sexuales hasta en órbitas públicas de ejercicio ciudadano. 
    Ximena Rincon, BOGOTA, COLOMBIA. 

  2. No estoy de acuerdo con igualar a la prostitución con el «trabajo», por eso les envío esta ponencia que fue la que se presentó en el Primer congreso de Trata de personas en Buenos Aires en junio de este año.
    Fraternalmente.
    Gabriela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.