UNA ESPOSA Y UNA AMANTE

De cien hombres casados que tienen amante… uno se separa y noventa y nueve siguen calentando dos camas.

LOCUTOR A continuación, nuestro habitual espacio “El consultorio sexual de la doctora Miralles”.

CONTROL CARACTERÍSTICA CONSULTORIO

DOCTORA Amigas, amigos, ¿cómo están? Nuevamente con ustedes para conversar en voz alta sobre lo que conversamos en secreto. Porque cuando hablamos de sexo bajamos la voz. Y debería ser lo contrario, porque el amor, la vida sexual, debería ser una fuente de alegría… Pero para la amiga que me envió este mensajito no es alegría, sino angustia… Escuchen…

CONTROL MÚSICA DRAMÁTICA

MUJER Doctora, desde hace unos meses yo estoy saliendo con un hombre casado. Saliendo y entrando, porque siempre acabamos en un motel… Él dice que me quiere a mí y no a su esposa. Y yo le digo que si tanto me quiere, que se divorcie y viva conmigo. Entonces, él dice que después hablaremos de eso. Pero ese después nunca llega. ¿Qué me aconseja, doctora?

CONTROL MÚSICA DRAMÁTICA

DOCTORA Ahí tienen, saliendo y entrando. Metida con un hombre casado y el hombre le dice que la quiere mucho, pero… Y yo me sospecho que muchas de ustedes que me están escuchando están en un lío parecido. ¿O me equivoco?

EFECTO TELÉFONO

DOCTORA Creo que no me equivoco… Veamos… ¿Aló, con quién?

MATILDE Me llamo Matilde, doctora.

DOCTORA Un gusto, Matilde. Cuéntame. ¿Qué quieres saber?

MATILDE Que yo estoy en el mismísimo caso que esa chica que le envió el mensaje, doctora.

DOCTORA ¿Estás enredada con un hombre casado?

MATILDE Sí, doctora. Más enredada que moño de vieja.

DOCTORA ¿Y él te dice que te quiere, que…?

MATILDE Que me quiere, que me adora, que no puede vivir sin mí…

DOCTORA ¿Y la otra?

MATILDE Ahí está el detalle. Ya me ha dicho veinte veces que se va a separar, que es una bruja, que no la quiere, pero…

DOCTORA ¿Pero?

MATILDE Pero no se separa.

DOCTORA Ni se va a separar nunca.

MATILDE ¿Usted cree, doctora?

DOCTORA Mira, mi amiga, siento decirte que de cien hombres casados que tienen amante… uno se separa y los otros noventa y nueve nueve siguen de lo más tranquilos calentando dos camas.

MATILDE Pero yo no quiero eso, doctora. Yo no quiero vivir a escondidas. Él tiene que decidir: o ella o yo.

DOCTORA No, muchacha, tú eres la que tienes que decidir. Si ya te ha dicho veinte veces que se va a separar y no lo hace… la decisión la tienes que tomar tú.

MATILDE ¿Y qué hago yo, doctora? Porque… porque yo lo quiero… yo…

DOCTORA ¿A quién quieres más, a él… o a ti?

MATILDE ¿Cómo dice, doctora?

DOCTORA Digo que tú tienes que quererte primero a ti, mujer, respetarte a ti. Te lo digo en confianza: deja a ese hombre. Está jugando contigo. Y como sabe que tú estás loquita por él, él sigue con su esposa y te tiene a ti bien amarradita para sus ratos libres… Saliendo y entrando…

MATILDE Entonces, ¿usted me aconseja que…?

DOCTORA Corta con él, Matilde. Corta ya. Deja esa relación que sólo te va a traer dolores de cabeza. Y busca un nuevo horizonte…

MATILDE Usted tiene razón, doctora… Eso mismo voy a hacer, aunque me sangre el alma…

EFECTO TELÉFONO

DOCTORA Alma sangrante… Parece bolero… Veamos quién nos llama ahora… ¿Aló, con quién hablo?

HOMBRE Con “ese” hombre, señora doctora. Por casualidad oigo este programa y me doy con la sorpresa que mi Matilde está chismeando con usted.

DOCTORA Ajá, con que “su” Matilde…

HOMBRE Sí, señora. Porque ella está enamorada de mí y yo de ella. Y usted no es quién para decirle lo que tiene que hacer. ¿Quién se cree usted, ah?

DOCTORA Eso le digo yo a usted. ¿Quién se cree usted para estar jugando con otra mujer estando ya casado?

HOMBRE Ése no es su problema, entrometida. Ahora mismo voy a buscar a mi Matilde… (CUELGA)

DOCTORA A ver si la encuentra… porque esa muchacha, me parece, ya abrió los ojos… En fin, a todas las matildes que me están escuchando, recuerden esto: “hombre casado no se descasa”… No se metan en líos. Hay muchos hombres bonitos que andan libres por ahí. Busquen ovejas que no tengan parejas. ¡Hasta la próxima!

UNA ESPOSA Y UNA AMANTE

Un pensamiento.

  1. Sinceramente pienso que está en nuestras manos hacer lo mismo, claro que los objetivos no son los mismos, los varones quizá por demostrar su machismo, tal vez por sentirse más hombres dizque, en cambio creo que las mujeres podemos estar no solo con dos hombres al mismo tiempo; talvez con más, pero vuelvo a recalcar los objetivos son diferentes. Con el primero podemos estarpor quees el padrede nuestroshijos y la relación debe mantenerse. Con el segundo porque nos da seguridad y talvez dinero. Con el tercero el más importante porque nos brinda amor, nos da cariño nos hace sentir que realmente le importamos….y bueno ninguno tiene porqué enterarse.

    Nilsa Romero, BOLIVIA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.