YO, EL ZAPATO

Este radioclip es de texto y no tiene audio grabado.

Todo puede hablar por radio. Todo puede ser “personificado”.

La radio es magia. Con un poco de ingenio, podemos entrevistar a un zapato y que nos cuente sus aventuras callejeras. Podemos pedir declaración a un tomate y que nos explique por qué los intermediarios lo ponen tan caro. Podemos viajar por el interior del cuerpo humano persiguiendo a microbios malvados. Todo puede hablar por radio. Todo puede ser “personificado”.

Las personificaciones son un recurso estupendo para dinamizar las radiorevistas y otros espacios de la programación.

Alguien pensará que este recurso es para los programas infantiles. Nada de eso. También a los adultos nos entusiasma entrar en esos mundos fantásticos donde los animales, las plantas y los objetos conversan.

¿Cómo hacer una buena personificación? Desfigurando un poco la voz. El actor o la actriz debe imaginarse cómo hablaría un gato si pudiera hablar. Una montaña, por ejemplo, tendrá una voz lenta y gruesa, tal vez con eco. Un lápiz tendrá una voz fina.

Hay que tener cuidado de no subir a tonos muy agudos, de falsete, que no se entiendan. También podemos incorporar las onomatopeyas (los sonidos naturales) de los animales o cosas. Quien imite al chivo berreará entre frase y frase. Quien haga de serpiente, silbará. Si habla un tractor, tendrá una “rrr” arrastrada, imitando el motor.

Los objetos personificados deben actuar coherentemente con lo que son y pueden hacer. Un árbol puede inclinarse a ver algo, pero no puede caminar. Una escoba sí camina y hasta baila, pero no come. Una computadora devora rayos de luz, pero no baja a una cancha de fútbol.

La naturaleza no es pedante. Ninguna de sus criaturas utilizará un lenguaje rebuscado para hablar. Mientras más sencillas sean las palabras que utilicen los objetos personificados, más creíbles serán.

Las cosas también tienen sexo. La bandera es femenina y el escudo, masculino. La silla hablará con voz de mujer y el sillón con voz de hombre. Y así.

¿Para qué sirven las personificaciones? Para meter humor y fantasía en programas de ciencias naturales, de salud, de agropecuaria. Una vaca exigirá el mejor cuidado para sus ubres. Y la luna conversará coqueta antes de ir a encontrarse con el sol en el eclipse. También sirven para programas de historia y de arte. Una flauta nos contará muy dulcemente cómo la tallaron las manos del indio. Una vasija de chicha se alegrará recordando las fiestas a las que asistió. Y las piedras de Machu Picchu, desde sus alturas, responderán a Pablo Neruda.

Revisa tu programa. ¿Has descuidado este maravilloso recurso que te brinda el lenguaje radiofónico?

YO, EL ZAPATO

3 comentarios sobre «YO, EL ZAPATO»

  1. ¡Saludos! Muy interesante tener conocimiento de la importancia de la personificación en la actividad radial. ¡Gracias por la información!
    Luis Mauricio Celi Duarte, ARAUCA, COLOMBIA.

  2. En síntesis si llevas razón en lo que dices, pero yo antes de usar personificaciones ya tradicionales uso de las poco comúnes, incluso muy fantasiosas por nombrarte algunos de los personajes que luego te mandaré el audio de las diferentes historias cómicas que he elaborado pues bien ahora te paso el nombre de mis personajes:
    1.Cernicalo (es un ave mitológica con poderes)
    2.Makalister (es un niño muy tierno y amoroso)
    3.Benitocamelas (español muy cachondo y con mucha buena leche)
    4.Osamen Binladen (Árabe con su arem de mujeres)
    5.Filantropoto (filósofo erudito)
    6.Mono Sapiens (monos tontos)
    Cabe mencionar que estos personajes tienen sus respectivos fondos musicales para personificarlos e identificarlos mucho mejor.
    En fin, mejor no escribo mucho jeje y cuando suba los audios ustedes conocerán a dichos personas de mi parte. Un gusto será hasta otro rato.
    M@p*online, SANTA CRUZ, BOLIVIA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.