COCINANDO UN AUDIO

Este radioclip no tiene audio.

Paso a paso, te enseñamos cómo producir un audio. Tan sencillo como preparar un estofado.

Producir un audio es como cocinar un sabroso estofado. Aunque no hay recetas mágicas, podemos seguir algunos pasos básicos que garanticen una perfecta cocción y un agradable gusto.

Siempre faltará el toque maestro, el que le dan los chef de primera. En los audios, como en la cocina, esto se consigue practicando mucho.

Antes que nada, debemos tener los utensilios para cocinar,(enlace) es decir, la consola, la computadora y los micrófonos.

La computadora deberá tener instalado un programa para editar audios. En nuestro caso, vamos a trabajar con Audacity, un programa gratuito y en español. ¡Bájalo!
(enlace)
vez preparados… ¡manos al audio!

*1 –GRABACIÓN*

Para grabar podemos usar micrófonos dinámicos para los locutores y de condensador para las escenas. Estos últimos son más sensibles y nos permiten jugar fácilmente con los planos.

Se puede realizar una pequeña ecualización correctiva a las voces. Bajar los agudos a la locutora para eliminar un poco el “seseo” y restar graves al locutor de atronadora voz.

*2 –TRABAJAR LOS SECOS*

Una vez que tenemos los textos grabados con los actores (secos), se trabajan uno por uno: ruidos filtrados, seseo, normalización…

Para mayor comodidad guardamos cada intervención en un archivo diferente. De momento, no apliques efectos. Eso lo haremos en la mezcla.

*3 –MEZCLA*

Audacity nos permite trabajar con varias pistas que podemos importar de una en una. Igualmente, podemos trabajar con programas como Vegas o Adobe Audtion (antiguo Cool Edit). Colocamos los secos junto a la música y efectos de sonido seleccionados.

Es importante que el montaje se haga en forma lineal. Por ejemplo, una pista para la locutora, otra para el locutor, en otra las escenas… Así, a la hora de añadir los efectos, podremos aplicar un efecto a cada pista y quedarán afectados todos los archivos que estén en ella.

Es el momento de jugar con planos, revers, delay y demás efectos por pistas, hasta conseguir el producto final.

Cuando lo tengamos listo, seleccionamos todo el archivo y Exportamos como WAV. En otros programas, como Vegas, se conoce como Render.

*4 –MASTERIZACIÓN*

El audio, ya mezclado, lo abrimos en un programa llamado T-Racks. Esta es una de las muchas herramientas de masterización que existen. Lo bueno es que realiza todos los procesos de una vez: compresor, imitador y ecualización.

Con la masterización logramos darle ese “toque de sabor” al audio, que ganará en presencia y unificará volúmenes.

El resultado es un archivo comprimido en formato WAV.

*5 -MP3*

Si el audio se va a publicar en una página web, como es el caso de los radioclips de Radialistas, tenemos que realizar el último paso: comprimir en mp3.

Una compresión adecuada es 128 Kbps / 44.1 khz. De esta forma, el audio disminuye de tamaño sin perder calidad.

¡Y listo! Ya tenemos un “estofado de audio” preparado para servirse y ser escuchado por nuestras oyentes y nuestros radioescuchas.

¡Buen provecho!

COCINANDO UN AUDIO

Unos pensamientos

  1. Muy buenos días, agradezco su atención, tengo un programa radial, de: música andina, latinoamericana y la ecología, en AM, dial 1040. En el sur occidente Colombiano, quiero aprender a grabar un audio libro desde mi computador, ¿cómo hago? ¿Hay un programa que usted me pueda guiar? Agradeciéndole su ayuda,

    Mario Enrique Mosquera Muñoz, POPAYAN, CAUCA, COLOMBIA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *