CUANDO LA JUSTICIA NO HACE JUSTICIA (2)

Este radioclip es de texto y no tiene audio grabado.

No queremos suplantar a las instituciones del Estado. Pero, ¿qué hacer cuando éstas no funcionan?

EL QUINTO PERIODISMObusca la gente en una emisora? ¿Informarse, educarse? Sí, desde luego. Pero antes, la mayoría de las personas prende la radio para dos cosas fundamentales: desconectarse de los problemas y resolver los problemas.

¿Cómo desconectamos? Con la música. Escuchamos una canción de moda, nos emocionamos con los ritmos preferidos, nos sentimos acompañados con la voz de la locutora o del animador. Al menos, por un rato, olvidamos los líos pendientes.

También encendemos la radio para resolver los problemas. Tradicionalmente, las radios latinoamericanas se caracterizaron por su utilidad. Los “servicios sociales” eran los programas de máxima sintonía, especialmente en las zonas campesinas. Allí la radio hacía las veces de correo, telégrafo y teléfono. Que la mula se perdió. Que Josefina ya parió un varoncito. Que lleven los sacos de café a la otra finca. Que los rezos por el abuelito serán mañana al mediodía. Este “noticiero familiar” se volvía más imprescindible en situaciones de emergencia o desastres naturales.

Ahora hay más teléfonos y los servicios sociales han ido pasando a un segundo plano. Sin embargo, la complejidad de la vida moderna hace que la mayor parte de la gente emplee el día resolviendo, o tratando de resolver, una infinidad de dificultades. No me pagan en la empresa, subió la gasolina, me cobraron una línea erótica que nunca utilicé, cortaron el agua sin avisar, a la muchacha la aplazó ese profesor pervertido, volvieron a robar donde el vecino… Ahí entra en juego este quinto periodismo que hemos llamado “de intermediación”.

¿Y por qué la radio tendría que meterse en esos líos individuales o comunitarios? ¿Acaso el Estado no tiene instituciones para ello, acaso vamos a suplantar a la policía o al poder judicial?

No queremos suplantar a nadie ni mucho menos debilitar las instituciones públicas. Todo lo contrario, buscamos fortalecerlas. Pero… ¿y si no funcionan estas instituciones?

¿A dónde apelará un ciudadano si en el hospital no le prestan la debida atención? ¿En dónde protestará si los servidores públicos están amarrados con los sinvergüenzas privados? ¿En qué espacio denunciará si la justicia no le hace justicia? Los medios de comunicación masiva se han convertido hoy en espacios privilegiados de negociación y resolución de conflictos. La radio, especialmente, tiene una decisiva misión que cumplir: intermediar entre la ciudadanía que reclama y los servidores públicos que deben responder y solucionar dichos reclamos.

CONTINUARÁ

CUANDO LA JUSTICIA NO HACE JUSTICIA (2)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.