EL QUINTO PERIODISMO (1)

Este radioclip es de texto y no tiene audio grabado.

Ciudadanía es poder. Y a través del periodismo de intermediación ejercemos ese poder.

¿Cuántos periodismos hay? ¿Uno sólo? En realidad, desde hace un siglo, se conocen dos grandes géneros, el de información y el de opinión. Hechos aquí y comentarios allá, bien separados como agua y aceite.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la situación que se vivía resultaba demasiado compleja para caber en una noticia y demasiado polarizada como para no desconfiar de un comentario. Fue así que surgió el periodismo de interpretación. Esta tercera vía no buscaba informar más ni convencer mejor, sino aportar datos, elementos de análisis, contexto de la noticia, para que el receptor saque sus propias conclusiones.

En los años 70, al estallar el escándalo del Watergate, se comenzó a hablar de un cuarto modelo, el periodismo de investigación. En Estados Unidos y en muchas partes ya existía una corriente de periodistas dispuestos a desenmascarar corrupciones. Pero fueron Bob Woodward y Carl Berstein quienes lo popularizaron a través de las páginas del Washington Post y le dieron jaque mate a Nixon.

Ya tenemos al reportero, al comentarista, al analista y al detective público (el periodista de investigación). ¿Suficientes? No.

La conciencia ciudadana ha crecido en estos años como el buen arroz. El poder de la opinión pública, ese quinto poder del que habla Ignacio Ramonet, nos lleva a plantear un quinto modelo, el periodismo de intermediación. ¿En qué consiste? En ejercer ciudadanía desde los medios de comunicación.

Si nos fijamos, en los cuatro géneros mencionados los protagonistas por los mismos periodistas. En el quinto, el protagonismo pasa a manos de la ciudadanía. Periodistas y locutores juegan un papel fundamental y activo. Pero las luces enfocan hacia los hombres y las mujeres de a pie.

En el periodismo de intermediación facilitamos los micrófonos (o las cámaras o el papel) para que el reclamo de la ciudadanía llegue a donde debe llegar. Hacemos oír la voz de la gente ante las instancias responsables. Y si la gente no puede hablar directamente con las autoridades, prestamos nuestra voz autorizada para que éstas escuchen, para hacer valer la denuncia y encontrar una solución justa.

Ciudadanía es poder. Y periodismo de intermediación es ejercicio de ese poder.

CONTINUARÁ.

EL QUINTO PERIODISMO (1)

2 comentarios sobre «EL QUINTO PERIODISMO (1)»

  1. Comparto con Ramonet su planteamiento sobre el periodismo de intermediación. No obstante, creo necesario tener presente que éste no es ajeno a las corrientes de opinión que predominan o establecen los dueños de las grandes cadenas de radio y televisión. Es decir, muchas veces se nuestra ciudadanía termina repitiendo los patrones comunicacionales y opiniones establecidos. Quizás de manera inconsciente el común del pueblo termina defendiendo los criterios de quienes le dominan y someten. De allí que el eercicio de la ciudadanía a través de los medios supone prestar mucha atención de lo que se dice, se escribe o se ve. No hay comunicación inocente.

  2. En Venezuela, los medios alternativos y comunitarios son el más fehaciente ejemplo del periodismo de intermediación, es por ello tal vez que somos los mas odiados y amados.

    Nuestra realidad se enfoca en el pueblo, en el ciudadano y ciudadana común, en el de a pie que durante generaciones le había sido negado el derecho a comunicar a menos que perteneciera a un selecto club.

    Jaime E. Mora, PUERTO AYACUCHO, VENEZUELA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.