MP3, WAV Y DEMÁS APODOS (2)

Este radioclip es de texto y no tiene audio grabado.

Reducir el tamaño de los archivos de audio nos posibilita guardarlos en menor espacio. Pero, sobre todo, subir y bajar más rápido desde Internet.

<< ANTERIOR || SIGUIENTE >>

La semana pasada vimos cómo bajar y escuchar audios desde las páginas web. Si lo hiciste, te habrás fijado que los archivos tienen tres letras de identificación después de un punto.

En audio trabajamos fundamentalmente con tres extensiones:

  • .CDA – Pistas de un CD de audio sin comprimir.
  • .WAV – Archivos de audio en la computadora sin comprimir.
  • .MP3 – Archivo comprimido en formato MPEG Layer 3.

DESCIFRANDO LETRAS

En audio digital se usan muchas abreviaturas. Pero descifremos primero el término “digital”.

Tener un sonido en este formato significa que la información se almacena en bits. Estos bits pueden ser 1 ó 0.

El número que precede a estas siglas indica la cantidad de información en “kilobits” que tenemos en un segundo (Kbps).

La otra sigla utilizada es el “Hercio”. Como aprendiste en física, el Hz es la cantidad de ciclos por segundo. La cualidad del audio que se mide con el Hercio es la Frecuencia de Muestreo.

A mayor número de muestras, calidad superior. La 44.1 Khz, suele ser la más adecuada.

COMPRESIÓN

Podríamos distribuir los audios en dos grandes grupos: comprimidos y sin comprimir.

Los formatos sin comprimir tienen generalmente extensión .wav. Son de gran tamaño.

La compresión consiste en reducir hasta 10 veces el tamaño de un sonido sin que éste pierda su calidad. Aproximadamente, un audio en formato .wav ocupa 10 Megas por minuto, mientras que comprimido en MP3 se reduce a un 1 Mega por minuto.

Los audios no se pueden compactar como se hace con el cartón. A la hora de comprimir debemos reducir y cortar por algún sitio.

El proceso consiste en suprimir la información del audio que el oído humano no puede escuchar. Aunque los límites de escucha del oído están entre 20 Hz y 20 Khz, la mayor parte de nosotros no percibimos frecuencias superiores a 17.000 Hz (17 Khz)

Al eliminar estas frecuencias reducimos la cantidad de información. Para audios en MP3 se suele usar 128 Kbps, mientras que los CD sin comprimir tienen 1.411 Kbps. Como ves, la diferencia de bits es considerable.

Las propiedades mínimas aconsejables para codificar en MP3 son: 128 Kbps y 44.1 Khz. Podemos “apretarlo” un poco más y ocuparía menos espacio, pero perdería en calidad. Tú eliges. La extensión del archivo es .mp3.

Ten en cuenta que en algunos editores de audio es necesario instalar un pequeño parche-plugin para trabajar en estas calidades.

Desde un CD en MP3, se trabaja igual que con archivos de texto. Puedes arrastrar en el explorador de Windows, copiar y pegar.

No así con los archivos de un CD (.CDA). Es necesario “extraer” las pistas con programas como Audio Cathalys o Nero. Aunque ya las últimas versiones de algunos editores de audio abren directamente archivos desde un CD.

Pero de eso nos toca hablar la semana próxima.

Serie completa en:

BIBLIOGRAFÍA

  • Imagen de: Piqsels.
  • MP3, WAV Y DEMÁS APODOS (2)

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.