LAS ENREDADAS (9)

Este radioclip es de texto y no tiene audio grabado.

A ver si te reconoces en este tipo de entrevistadoras y entrevistadores, cuyas preguntas son como una masa de espaguetis.

Un error demasiado frecuente entre quienes entrevistan es la confusión. El desorden de ideas. El despelote mental.

Las causas de esto son variadas: no haber preparado la entrevista, no conocer nada del tema, estar pensando en otra cosa, creerse superior al entrevistado… Pero la consecuencia siempre es la misma: las preguntas enredadas.


ENTREVISTADOR ¿Qué opinión le merece el nuevo candidato González, piensa que tiene capacidad, o no digamos capacidad, sino posibilidades reales para reorganizar el ayuntamiento, todo esto en el caso de que ganara las elecciones, qué considera usted que él, de hecho, podría cambiar en esta municipalidad y, sin ir más lejos, aquí mismo, en este barrio que próximamente va a elegir a sus representantes, qué dice usted?

A preguntas enredadas, respuestas más enredadas aún. Y la audiencia se queda sin entender de qué se está hablando.

HAZ PREGUNTAS CORTAS
Evita la vergüenza de escuchar aquello de “repita la pregunta, por favor”.
Si te dicen esto, no eches la culpa a la ignorancia del entrevistado.
El ignorante… eres tú.

Tampoco sirven las preguntas demasiado amplias que apabullan al entrevistado:


ENTREVISTADORA ¿Cómo ve el progreso de la humanidad desde Adán hasta nuestros días?
HAZ PREGUNTAS CONCRETAS
Evita esas generalidades que ni tú mismo sabrías responder.

En lugar de una pregunta muy amplia, es mejor hacer varias concretas y bien escalonadas. Comienza con preguntas sencillas y, poco a poco, vas entrando en materia. Guarda las preguntas más difíciles para el final, cuando ya el entrevistado ha ganado confianza.

Otra maña de estos entrevistadores y entrevistadoras enredadas es hacer varias preguntas al mismo tiempo.


ENTREVISTADOR Para comenzar, dígame su nombre, dónde vive, su trabajo actual, las necesidades de su barrio y qué le parece la actuación de nuestra selección en el último partido?

ENTREVISTADA Eh… Mi novio se llama Manolito.

HAZ UNA SOLA PREGUNTA CADA VEZ
No juntes dos preguntas, ni menos tres, en una misma intervención.
El entrevistado se confundirá o responderá solamente a la última de ellas.

La mejor medicina para estos enredos es cambiar los papeles e imaginar que el periodista es el otro y a ti te están entrevistando. No hagas a los demás las preguntas que no te gustaría que te hicieran a ti.

BIBLIOGRAFÍA
ALER, La Entrevista, Quito 1993

LAS ENREDADAS (9)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.