LOS ESTRELLAS (1)

Una serie sobre los distintos tipos de entrevistadores y entrevistadoras que encontramos en las emisoras.

<< INICIO || SIGUIENTE >>

Una enfermedad muy común entre los periodistas es el “ombliguismo”. Se sienten el centro del mundo, se hinchan como pavos cuando tienen un micrófono delante, se creen estrellas.

ESTRELLAS

Estos vanidosos, estas engreídas, hablan más que el entrevistado. En realidad, la entrevista les importa poco y el entrevistado menos. Ellos quieren lucir su voz, llamar la atención, ponerse en primer plano, demostrar lo mucho que saben.

ENTREVISTADOR Indudablemente, la crisis global que estamos atravesando entraña muchas causas, factores que podrían dividirse en sociales, políticos y culturales y que inciden, fundamentalmente, en los sectores C y D de la población. Ahora bien, tomando en cuenta los altos precios del crudo en el mercado internacional y sin descuidar las repercusiones sociopolíticas del reciente crack inmobiliario en la banca norteamericana…

UNO ¡Cállate ya, baboso!

Sé breve en tus preguntas. Deja hablar a la persona que estás entrevistando. Ella es quien protagoniza la entrevista y no tú.

MUY BIEN, MUY BIEN…

Otro defecto típico de los “estrella” es pasarse calificando las respuestas del entrevistado.

ENTREVISTADORA ¡Muy bien, muy bien!
Exactamente.
Así es. Así es.
Muy interesante lo que dice.
Por supuesto, claro que sí.

Cuando los “estrella” entrevistan a una persona sencilla, del pueblo, adoptan una actitud de superioridad insoportable. Un tonito paternalista. O maternalista. Creen que así se hacen más “populares”. En el fondo, desprecian a la gente, se sienten superiores.

La verdadera popularidad es sentirse de igual a igual. Ni más importante ni menos importante que nadie. Esa es la actitud democrática que necesitamos en las radios ciudadanas.

YO

Otro rasgo típico de estos colegas petulantes es que siempre hablan en primera persona (YO):

ENTREVISTADOR Yo le agradezco sus palabras que me han parecido
muy oportunas y confirman lo que yo mismo pensaba al respecto.
No hay que olvidar que los entrevistadores y entrevistadoras son representantes de los oyentes. Hacen las preguntas que quisieran hacer los oyentes. Por eso, un buen periodista, salvo en sus comentarios personales, habla en plural (NOSOTROS– NOSOTRAS).

Pobres “estrellas”. Suelen acabar estrellados.

Serie completa:

BIBLIOGRAFÍA

  • ALER, La Entrevista, Quito 1993.
  • Imagen: Wikipedia.
LOS ESTRELLAS (1)

3 comentarios sobre «LOS ESTRELLAS (1)»

  1. De estos estrellados abundan en las radioemisoras, pero que se puede hacer con ellos, no los podemos fusilar porque dirían que estamos en contra de la libertad de expresión, pero deben ser más humildes y escuchar a sus entrevistados, los oyentes merecen respeto
    Victor Tume , SECHURA, PERU.

  2. Está muy buena la crítica. Habría otros tantos que agregar y supongo estarán en próximas cápsulas de la serie; por ejemplo, los que formulan preguntas con opinión incluida: «¿No le parece que este gobierno ha incumplido sus promesas electorales?» Por otra parte, no creo que a un entrevistador le esté vedado opinar ni hablar en primera persona. También, va en el estilo de cada uno.
    Alejandro Mc, MELO, URUGUAY.

  3. Gracias por este Radioclip, me parece muy instructivo, a veces se nos olvida y queremos jugar a ser «estrellas».
    Johanna Kattan, SAN PEDRO SULA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.