LOS SORDOS (3)

Este radioclip es de texto y no tiene audio grabado.

Un tercer tipo de entrevistadores son los sordos, las que no oyen a quien entrevistan. ¿A quiénes se parecen?

<< ANTERIOR || SIGUIENTE >>

Muchos entrevistadores, al terminar la entrevista, no saben lo que ha dicho el entrevistado. No lo escucharon. Estaban pendientes únicamente de sus preguntas o de cómo sonaba su voz. Son tan sordos que, a veces, ni escuchan el nombre de la persona a quien entrevistan.

ENTREVISTADOR Su nombre, por favor…

MUJER Yo me llamo Juliana Cepeda.

ENTREVISTADOR Muy bien, muy bien. Y dígame, señora Martina, ¿cómo evalúa la situación de la escuela…

MUJER Juliana.

ENTREVISTADOR ¿Cómo? Ah, sí, Juliana, discúlpeme, señora Juliana Martínez. Entonces, ¿qué opina sobre…

MUJER Juliana Cepeda.

ENTREVISTADOR Claro, claro, señora… ¿cómo dijo que se llama?

_Escucha atentamente a quien entrevistas para evitar hacer preguntas que ya fueron respondidas._

Pon la máxima atención a las respuestas del entrevistado. Escúchalo. No andes pensando en la próxima pregunta que le vas a hacer.

La mayor habilidad de un entrevistador o entrevistadora consiste en descubrir en cada respuesta algo que dé pie para la siguiente pregunta. Fíjate en el siguiente ejemplo cómo la periodista va enlazando las preguntas con las respuestas:

ENTREVISTADORA ¿Y por qué no han traído la luz al barrio?

VECINO Porque son unos sinvergüenzas. Prometen y no cumplen.

ENTREVISTADORA ¿Cuándo les prometieron la luz?

VECINO En la campaña electoral, hace ya dos años. ¡Dos años, señorita, y todavía seguimos esperando!

ENTREVISTADORA ¿Y ustedes han esperado esos dos años con los brazos cruzados?

VECINO Qué va, nosotros hicimos protestas, fuimos donde el bigotudo ése del alcalde, pero…

ENTREVISTADORA Pero, ¿qué?

VECINO Que usted sabe cómo es la mafia en la alcaldía, si no das dinero no te hacen caso…

ENTREVISTADORA ¿Les pidieron dinero para instalar la luz?

Es bueno preparar un cuestionario y escribir las preguntas principales que no quieres olvidar. Pero ese cuestionario no hay que sacarlo durante la entrevista. Parecería que le estás tomando examen al entrevistado. Llévalo en tu memoria.

Tampoco intentes “someter” al entrevistado a tu cuestionario. Como decimos, el arte está en descubrir la nueva pregunta en la anterior respuesta.

La primera señal para saber si una entrevista está bien hecha es ver si la persona entrevistada habla más que quien la entrevista. No seamos “sordos” ni tampoco “charlatanes”. Por algo tenemos dos orejas y una boca. Para escuchar el doble de lo que hablamos.

BIBLIOGRAFÍA

  • La entrevista, Manuales de capacitación ALER, Quito1993.
  • Foto de Pixabay en Pexels.

Serie completa:

LOS SORDOS (3)

Un comentario sobre «LOS SORDOS (3)»

  1. Mis hermanos los quiero mucho…mil gracias de todo corazón.. un fuerte abrazo y seguimos en sintonía realista..
    Edicson Cardenas, CARACAS VENEZUELA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.