CAPÍTULO 1 – ¡BIENVENIDA, ANGELITA!

Radionovela sobre la integración Kiubo Naño, vamos pa’lante. Muy temprano llegó Ángela Rodríguez. Una rolita guapa. Con el pelo largo, recogido en la nuca. Tenía la mirada nerviosa.

Revisar la radionovela completa(enlace) El timbre de la puerta sorprendió a Luz Marina. Y más aún cuando abrió y un hombre extraño le entregó una carta de Colombia. Ella hacía tiempo que había llegado a Ecuador. Acá se enamoró y se casó con Rigoberto. Ya había cumplido los cincuenta, pero conservaba la belleza de su rostro trigueño y su cuerpo ágil y menudo.

LUZ MARINA Eh, Ave María, por Dios… ¡una carta!

NARRADOR La abrió con curiosidad.

CONTROL FONDO SUAVE

LUZ MARINA (LEYENDO) Mi sobrina Ángela es una chinita muy berraca pero se ha quedado sola. (EFECTO CAMBIA VOZ) Usted sabe, comadre, cómo es por acá, la agonía que estamos pasando. Por los años que nos conocemos le pido que me la reciba, que le dé una mano. (VOZ DE LUZ) Ya verá que es camelladora, buena.

LUZ MARINA ¡Rigoberto, ven!… ¡Rigo!… Mire, es de mi comadre, la que vive en Bogota…

RIGO ¿Qué cosa?… ¿De quién, ve?

LUZ MARINA De mi comadre, ¿no se acuerda de la hermana del cuñado de mi prima? Ella misma.

RIGO Chuta, qué voy a recordar tanta familia, mija, si ustedes son un montón, pues. A ver… (RENEGANDO)… Bien raro una carta, si ahora todo el mundo
escribe por internet.

LUZ MARINA Lea, su mercé, lea y deje la cantaleta.

RIGO Dame pasando mis lentes, mija… Humm… (LEE)… mi sobrina Ángela… que me la reciba… ¿Qué? ¿Que viene una pelada de Colombia? ¡Chuta!

LUZ MARINA (TIERNA) La chinita se quedó sola, Rigo. La tenemos que ayudar. Hoy por ti, mañana por mí.

RIGO (RENEGANDO) ¿Cómo así, pues? ¿Y si es de la guerrilla? ¿O peor, una mula? ¿O de esas prepago que ahora están de moda?

LUZ MARINA Muérdase la lengua, viejo. Que mi comadre no me va a meter gata por liebre, así por así.

RIGO ¡Una boca más!

LUZ MARINA Donde comen cuatro, comen cinco.

RIGO ¿Y dónde duermen cuatro también duermen cinco?

LUZ MARINA Ya, Rigo, ponga buena cara, su mercé. (MELOSA) A mí también me ayudaron cuando yo vine, ¿se acuerda? Yo estaba asustada y su familia me apoyó, me dieron trabajo… ¡y hasta el hijo pá casarme! (RÍE)

RIGO (RIENDO) Pá echar carreta, las colombianas. (RESIGNADO) Está bien, aquí en mi casa se hace… ¡lo que yo obedezco! ¿Qué más toca?

LUZ MARINA Tan bello, mi Rigo. El Divino Niño y la Virgencita de Chiquinquirá le van a
bendecir. Ahora mismo voy a llamar al abuelo y a Carlitos. (LLAMANDO)
¡Suegro, venga!… Carlitos, mijo, que tengo una noticia para ustedes…
¡Vengan!

ABUELO ¿Qué es, Luz Marina? ¿Qué tanta bulla, pues?

CARLITOS ¿Qué fue, má?

LUZ MARINA Que viene una china de Colombia. Se llama Ángela y la vamos a recibir como a una hija.

ABUELO (SORDO) ¿Que tienes una hija? Rigo, tú nunca me contaste esa travesura de tu mujer.

CARLITOS (VOZ ALTA) Ay, abuelo, lávese bien las orejas. Oye, má, ¿y Ángela sabrá jugar al fútbol?

LUZ MARINA Ni idea, Carlitos. Pero te juro que si no sabe, aprende.

RIGO Vele, vele, ¿y ahora cómo mismo hacemos para recibirle?

LUZ MARINA ¡Este Rigo es lo máximo!… Tan divino, mi amor… Ahora vamos a organizar una buena rumba de bienvenida. Quiero vallenato ventiao en esta casa (TARAREA) …pá que la china sienta que la vamos apapachando…

CONTROL MÚSICA DE TRANSICIÓN

NARRADOR Luz Marina fue de puerta en puerta invitando al vecindario. Vivía en un edificio sencillo en un barrio también modesto. Estaba alegre, la llegada de Ángela le hacía revivir su propia historia.

LUZ MARINA Mañana en la nochecita, vecino. No lo olvide, vecina. Y lleven ganas de rumbiar, que ahí los esperamos.

CONTROL CORTINA ALEGRE

NARRADOR Al día siguiente, muy temprano, llegó Ángela Rodríguez. Una rolita guapa. Con el pelo largo, recogido en la nuca. Tenía la mirada nerviosa.

LUZ MARINA ¡Un abrazo, mija!… ¡Venga que aquí tiene una familia!

RIGO Pase, mi niña. Está en su casa.

ABUELO Adelante. Bienvenida, señorita. Yo tenía unos amigos colombianos…

CARLITOS Ya abuelo, después le cuentas.

ÁNGELA Gracias, estoy tan agradecida de sus mercedes. Es que yo… (SE LE QUIEBRA LA VOZ)

LUZ MARINA Deja eso, mija, que ya tendrá tiempo para las lágrimas. Venga, sírvase un caldito de gallina criolla pá recuperar las fuerzas.

CONTROL MÚSICA DE TRANSICIÓN

NARRADOR El día pasó rápidamente. Mientras Ángela se acomodaba en una pequeña pieza del departamento, Luz Marina preparaba arepas de queso, frijolitos y aguapanela para la noche.

CONTROL MÚSICA DE TRANSICIÓN

EFECTO TIMBRE DE PUERTA

LUZ MARINA Adelante, pasen, pasen que no se cobra la entrada.

EFECTO BULLA DE VECINOS Y VECINAS

LUZ MARINA Doña Engracia, bienvenida…Y usted, Galito, se animó a venir.

CANGREJO ¿Kiubo, Luz Marina? ¿Por dónde se metió don Rigo?

LUZ MARINA Pase, Cangrejo. Que su parcero lo anda ahí esperando.

EFECTO VARIOS VECINOS SALUDAN, SE RÍEN.

LUZ MARINA Vecinos, vecinas, voy a presentarles a Ángela. Ella vivirá con nosotros. Así que, háganse amigos, como dicen por acá, ella está “nuevita” y no conoce ni los colores de la bandera.

VOCES ¡Bienvenida, un aplauso pá la colombiana! (APLAUSOS)

LUZ MARINA Que nadie se me ponga triste y que empiece la rumba. ¡Salud con un aguardientico!

TODOS ¡Salud! ¡Salud!

CONTROL MÚSICA BAILABLE, GRAN BULLA

NARRADOR Cangrejo, el taxista amigo de la familia, fue el primero en sacar a bailar a la recién llegada.

CANGREJO ¿Y de qué parte de la linda Colombia es usted, si puede saberse?

ÁNGELA Pues yo vengo de los lados de Bogotá…

CANGREJO Purita rola… (SUSPIRA)… ¡Ay, mamita, tanta curva y yo sin frenos!

ÁNGELA No se me acelere tanto, señor taxista… Y dígame, ¿por qué a su mercé le han pegado ese nombrecito de Cangrejo? ¿Será porque maneja de retro?

CANGREJO (COQUETO) No, mija, es por las tenazas.

ÁNGELA ¿Por las tenazas?

CNAGREJO Mujer que me gusta, no la dejo escapar.

ÁNGELA ¿No me diga? Pues si me está echando los perros, conmigo se equivoca.

CANGREJO ¿Qué le pasa, mi bonita? Las colombianas son muy queridas y usted me está resultando muy seria…

ÁNGELA Já, una no es monedita de oro pá caerle bien a todo el mundo.

CANGREJO No se me ofenda, muchacha, ni me entienda mal. Yo sólo quería hacerle una broma. Vea, yo soy amigo de la familia.

LUZ MARINA (LLEGANDO) Ya, ya, ya dejen la lora que aquí vinimos a bailar.

CONTROL SUBE MÚSICA BAILABLE

NARRADOR La fiesta se puso en candela. Todos estaban felices y Luz Marina no paraba de ofrecer empanadas y aguardientico. De pronto…

EFECTO GOLPES EN LA PUERTA

LUZ MARINA ¿Kiubo, vecino?… Buenas noches.

VECINO Buenas la están pasando ustedes, porque nosotros con esta bulla no podemos dormir. Baje el volumen de su equipo, vecina.

RIGO Vecino… Pase, acolítenos con un traguito.

LUZ MARINA Y si no puede dormir… ¡venga a la fiesta y aproveche la noche, vecino!

ABUELO Ya decía el sabio Salomón, si no puedes vencer a tu enemigo, únete a él.

LUZ MARINA Eso mismo, abuelo. Entre, entre, vecino y háganos el honor.

CONTROL MÚSICA BAILABLE, EL SANTO CACHÓN MEZCLA CON SALSA Y PASILLOS

NARRADOR La fiesta se prendió más y más. De las cumbias pasaron a la salsa, y de la salsa… a los pasillos.

ÁNGELA (MEDIA VOZ) Esta música es re triste… ¿o qué?

LUZ MARINA (MEDIA VOZ) Así se divierten en Ecuador, Ángela. Tienen un alma nostálgica.

NARRADOR Pero luego entraron los vallenatos… y hasta un reguetón.

CONTROL MÚSICA BAILABLE

NARRADOR Bailaron y bailaron. Con la madrugada, empezaron las canciones cortavenas.

TODOS (CANTANDO) No quiero verte triste porque me matas….

NARRADOR Esa noche las dos mujeres quedaron felices. Luz Marina por poder ofrecer un techo a su compatriota en problemas y por contar con una familia solidaria. Y Ángela Rodríguez, por sentir que podía recomenzar su vida en Ecuador. Que podía tener esperanza.

CONTROL CANCIÓN ALEGRE.

bq. * CAPÍTULO 1: ¡BIENVENIDA, ANGELITA!(enlace)* CAPÍTULO 2: CAMELLAR ES LO PRIMERO* CAPÍTULO 3: ACOSO EN EL HOTEL* CAPÍTULO 4: ENTRE YUCAS Y LLAPINGACHOS* CAPÍTULO 5: ÉRASE UNA VEZ COLOMBIA* CAPÍTULO 6: UNA VENDEDORA ROLA* CAPÍTULO 7: EL CARNET VERDE* CAPÍTULO 8: RECLAMO PORQUE RECLAMO* CAPÍTULO 9: PREPAGOS Y TRAQUETOS* CAPÍTULO 10: ¿DÓNDE ESTÁ DIEGO RODRÍGUEZ?(enlace)
* CAPÍTULO 11: HAY UN TIEMPO PARA TODO* CAPÍTULO 12: ECUADOR Y COLOMBIA, UN SOLO CORAZÓN

CAPÍTULO 1 – ¡BIENVENIDA, ANGELITA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.